Batallas de una ambulancia - tienda ZONA TES

Buscar:

Zona TES - Revista de formación para Técnicos en Emergencias Sanitarias

 
Volver al sumario

CARTA AL EDITOR

Llegan las luces azules a los servicios de emergencias no policiales. O no.

Juan Luis Castellví

Técnico en Emergencias Sanitarias, Bruselas. Bélgica.

 

Ambulancia de la Cruz Roja islandesa con rotativos azules.

Ambulancia de la Cruz Roja islandesa con rotativos azules.

 

 

Es una reivindicación histórica del sector, pero más aún, es una necesidad real de seguridad. Por fin, a partir de julio de 2018 podría ser una realidad. Me permito ser escéptico porque varias veces son ya las que se ha aprobado su implantación (2006, 2010, 2011, y la última de ellas en 2014), pero nunca entró en vigor. Así que está por ver que los servicios de emergencias en España puedan hacer uso de luces prioritarias azules. Pero al menos eso es lo que ha venido prometiendo el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, desde que tomó posesión del cargo; la última ocasión fue el pasado día 4 de abril del presente año, durante la clausura de la Jornada Técnica sobre Coordinación de los Servicios de Emergencias en Incendios Forestales que se celebró en Ourense.

 

Mucha gente piensa que es una normativa europea que no se ha aplicado, pero lo cierto es que no es así. Simplemente todos los demás países de la Unión Europea tienen una normativa nacional que hace que sus servicios de emergencias usen luces azules. Esto ha generado durante años ciertos problemas al ser España receptora de millones de turistas. Muchos de ellos no reconocían las ambulancias como vehículos de emergencias al asimilar luces naranjas a otro tipo de servicios, como recogida de residuos sólidos urbanos, grúas o mantenimiento de cualquier tipo.

 

Por supuesto, con respecto a las fronteras comunes, también generaba confusión con nuestros vecinos de Portugal y Francia. En esta última ocasión también se intentó que fuera una combinación de rojo y azul, en un absurdo intento por mantener la diferencia entre la policía y el resto de vehículos prioritarios, pero afortunadamente ha imperado el sentido común y será azul para todos. Especialmente porque el rojo es el color que usa la policía para solicitar que se detenga el vehículo que les precede, así que solo generaría problemas.

 

A menudo, se ha hecho ver que usar luces naranjas (amarillo auto, según la norma) era causa de accidentes, pero realmente es algo complicado de demostrar. Lo que sí escapa a cualquier discusión es la demora que provoca en los servicios que el resto de usuarios de la vía no reconozca con tiempo suficiente que lo que se aproxima es un vehículo prioritario en servicio urgente, al poder confundirlo con cualquiera de los demás usuarios de la vía que utilizan luces naranjas.

 

Parece que por fin se acabará este problema. A partir del 1 de julio de 2018 está previsto que entre en vigor la reforma del Reglamento de Tráfico que permitirá cambiar el color de las luces de los vehículos prioritarios e igualarlos al resto de nuestros vecinos europeos (Grecia tiene una combinación de colores, pero entre ellos está el azul). El Reglamento General de Vehículos habrá de ser modificado al menos en uno de sus anexos, el XI, para hacer efectiva esta reforma, porque la redacción vigente indica que los vehículos de emergencias que no sean policiales, llevarán luces de color amarillo auto, es decir, naranjas:

 

«V-1. VEHÍCULO PRIORITARIO

1. La utilización de la señal V-1 en un vehículo indica la prestación de un servicio de policía, extinción de incendios, protección civil y salvamento, o de asistencia sanitaria, en servicio urgente. La señal V-1 podrá utilizarse simultáneamente con el aparato emisor de señales acústicas especiales».

[…]

«3. La señal luminosa de vehículo prioritario V-1 estará constituida por un dispositivo luminoso, con una o varias luces, de color azul para los vehículos de policía, y de color amarillo auto para los vehículos de extinción de incendios, protección civil y salvamento, y de asistencia sanitaria, homologadas conforme al Reglamento CEPE/ONU número 65».

[…].

 

De modo que, ante la cantidad de veces que se ha abortado el intento pese a haberse aprobado en las Cortes, quien suscribe se esperará pacientemente a ver la reforma publicada en el BOE, antes de lanzar las campanas al vuelo; ojalá en el momento que esta carta al editor vea la luz, ya sea una realidad, y no un nuevo intento fallido de equipararnos al resto de países miembros de la Unión Europea en esta materia. A partir de la publicación de la reforma, habrá que ver en qué condiciones permite su cambio progresivo, y los plazos que propone. Lo normal será que permita la coexistencia de luces naranjas y azules mientras se va renovando la flota de ambulancias, vehículos de bomberos, etc. Y que los de nueva adquisición vengan ya con las luces del nuevo color, así como que se permita el cambio de aquellos vehículos que puedan hacerlo, y de los servicios que puedan afrontar el gasto, en caso de que lo hubiera.

 

Siempre ha circulado una leyenda negra acerca del sector que se oponía a este cambio, y visto lo absurdo de negarse a que los demás vehículos de emergencias tuvieran luces prioritarias azules, podemos llegar a creer que algo de eso ha habido. Pero estamos a punto de descubrir si por fin se ha vencido esa mano negra y finalmente veremos las ambulancias con luces azules como en el resto de Europa antes de que acabe este año. Sin duda, ha sido la ocasión en la que más publicidad le han dado a la posible medida desde la DGT; pronto saldremos de dudas.

 

Antes de terminar, quisiera agradecer a las asociaciones profesionales que han logrado que esto sea una realidad, fundamentalmente de bomberos y Técnicos en Emergencias Sanitarias, por su trabajo a lo largo de todos estos años. Serán ellos los artífices del cambio. Cuando llegue.

 


BIBLIOGRAFÍA GENERAL

 

Volver al sumario

© 2018 Sirá Ediciones S.L.