ZONA TES.  REVISTA DE FORMACIÓN PARA TES

Buscar:

Zona TES - Revista de formación para Técnicos en Emergencias Sanitarias

 
Volver al sumario

CÓMO SE HACE…

Suicidio en emergencias: herramientas prácticas para profesionales de la atención telefónica

Pedro Martín-Barrajón Morán1, María del Mar Gómez Granizo2, Angélica Rodríguez García3 y Elisa Alfaro Ferreres4

 

1 Psicólogo. Experto en Emergencias y Catástrofes. Responsable de la Red Nacional de Psicólogos para la Prevención del Suicidio. Psicólogos Princesa 81, SLP. Jefe de sala del Servicio de Primera Atención Psicológica (SPAP). Madrid. España.
2 Técnico en Emergencias Sanitarias en SAMUR-PC. Madrid. España.
3 Psicóloga de Emergencias. Responsable en Asturias de la Red Nacional de Psicólogos para la Prevención del Suicidio. Psicólogos Princesa 81, SLP. Madrid. España.
4 Psicóloga. Unidad Docente de Medicina Legal. Facultad de Medicina. Universitat de València. España.

 

PUNTOS CLAVE

  • En la atención telefónica al paciente suicida es de vital importancia sondear cuatro áreas fundamentales sobre el intento suicida: cuándo, cómo, dónde y por qué.
  • No debe subestimarse nunca el nivel de riesgo y durante la llamada telefónica de atención en crisis suicidas el operador ha de procurar identificar el estado emocional concreto del paciente para adaptar la intervención durante la atención.
  • El objetivo prioritario en la atención telefónica en crisis suicidas no es eliminar las ideas suicidas, sino aplazar la decisión y derivar al paciente a los recursos asistenciales oportunos.
  • Es de relevancia absoluta que el paciente perciba la presencia del operador durante toda la llamada y que sienta también que se normalizan y validan su sufrimiento y sus emociones.

 

 

La atención telefónica es uno de los recursos de la telesalud definida como «el uso de la tecnología de las telecomunicaciones para poner en contacto a los pacientes con los profesionales de la salud, con el propósito de posibilitar un diagnóstico efectivo, educación, tratamiento, consultas, transmisión y almacenamiento de datos médicos del paciente, investigación y otras actividades relacionadas con la provisión de los cuidados de salud»1. La telepsicología surge como un ámbito más de la telesalud y se podría considerar como toda la actividad psicológica que se realiza a distancia haciendo uso de las tecnologías de la información y la comunicación2-5.

 

Si los suicidios consumados representan, a nivel mundial, alrededor de un millón de casos al año, los intentos de suicidio podrían ser 10 o 20 veces más numerosos, lo que traducido a tiempo equivale a una tentativa suicida cada tres segundos y un suicidio consumado cada cuarenta segundos6. Cuando se inició la pandemia, algunos expertos, nacionales e internacionales, advirtieron sobre la necesidad de prestar atención al posible repunte de los casos de fallecimiento por suicidio relacionados con la COVID-197. La revista The Lancet Psychiatry destacaba «la necesidad de emprender acciones, para la detección y prevención del suicidio, en la situación actual de crisis generada por la pandemia»”8. En nuestro país, el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid afirmaba que «hay una relación directa entre la crisis económica y el número de suicidios»9.

 

Una de las respuestas durante el periodo de confinamiento más duro de la pandemia por COVID-19 fue la puesta en marcha por el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de la Psicología de España del Servicio de Primera Ayuda Psicológica (SPAP), un servicio telefónico para toda España, diseñado para proveer atención psicológica temprana a las personas afectadas por la COVID-19, en el que se atendieron 305 llamadas de crisis suicidas de las cuales ninguna terminó en suicidio consumado.

 

En absoluto se trataba de un servicio novedoso, puesto que precedentes como el Teléfono de la Esperanza, el teléfono contra el suicidio o el teléfono de la Fundación de Ayuda y Esperanza de Barcelona llevaban tiempo funcionando y atendiendo llamadas de crisis suicidas con buenos resultados, y es que se tiene constancia de que aquellos individuos con ideación autolítica grave que han usado los servicios de las líneas telefónicas en momentos de crisis han experimentado una disminución significativa de su ideación autolítica durante el transcurso de la llamada, con una reducción continuada de la desesperanza y del dolor psicológico en las semanas siguientes10.

 

OBJETIVOS

En primer lugar, en este artículo se reflexiona sobre la cautela fundamental en la atención telefónica de crisis suicidas, así como sobre la importancia de detectar, desde el primer momento, qué tipo de emoción básica embarga al llamante, a fin de encauzar la toma de contacto y, una vez identificada, poder manejarla adecuadamente.

 

Además, se incidirá en la necesidad de realizar una buena valoración del riesgo para una correcta toma de decisiones, que puede ir desde el mero acompañamiento por parte de un familiar hasta el envío de los servicios de emergencia.

 

Y finalmente, se destaca la importancia de conocer, detectar y saber dar respuesta a tres cuestiones que pueden ser decisivas y marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestra labor, es decir, que el oyente se mantenga al teléfono o simplemente cuelgue la llamada. La primera es la importancia de estar presente durante todo el tiempo que dure la llamada (fig. 1), hacer notar al llamante que ha captado la atención, preocupación e interés hasta el extremo de impactar y conmover al profesional. A partir de ahí se derivan dos exigencias: normalizar la ideación suicida y validar la experiencia subjetiva, el sufrimiento extremo, el dolor y la soledad del llamante. En resumen, se postula la necesidad de llevar a cabo una labor de acompañamiento al paciente más que de ayuda.

 

 

FIGURA 1.  Atención telefónica en centro coordinador. El contacto telefónico desde los SEM con los pacientes que precisan asistencia psicológica en las crisis suicidas ha de mantenerse para permitir una correcta valoración del riesgo y toma de decisiones.

 

DIFICULTADES DE LA ATENCIÓN TELEFÓNICA EN LAS CRISIS SUICIDAS

La reciente pandemia ha generado sin duda la necesidad del uso de estas tecnologías en todos los ámbitos de las relaciones humanas. Se ha hecho uso de ella en ámbitos tan distintos como la psicología, la salud, la educación o la justicia, aunque también es cierto que son muchas las voces críticas que cuestionan su uso, en concreto en el ámbito de la psicología11-16.

 

Como réplica a tales voces, ya se mencionaba que el uso de la telepsicología con el soporte telefónico es una praxis muy consolidada y que ha demostrado su eficacia desde hace más de medio siglo. Aun a pesar de ello, reflexionaremos sobre algunos aspectos o algunas dificultades que presenta la atención psicológica telefónica.

 

PROBLEMÁTICA ASOCIADA A LA VALORACIÓN DE RIESGO SUICIDA EN LA ATENCIÓN TELEFÓNICA

Una herramienta básica para la evaluación del riesgo suicida es la entrevista, pero en la asistencia telefónica esta herramienta presenta algunas peculiaridades y dificultades por la ausencia de presencialidad. La falta de contacto visual con el paciente priva al interlocutor de señales importantes para la intervención, ya que se carece de información sobre el lenguaje no verbal: gestos, mirada, posición corporal, movimientos como deshacerse de objetos o prendas de ropa, santiguarse, etc., y por ende de todos aquellos indicadores que ayudan a identificar la emoción y encauzar la toma de contacto con la persona en riesgo, y manejar la emoción presente con más intensidad.

 

Otra dificultad que presenta este tipo de intervenciones está directamente relacionada con el entorno telefónico, pues la relación interpersonal que se establece es más frágil. La mera escucha del tono de la voz del profesional por parte del oyente puede hacer que, durante el primer minuto, este desista de su llamada y cuelgue el teléfono (fig. 2). Por tanto, es especialmente relevante el manejo del lenguaje verbal y los componentes no verbales como la entonación, la rapidez del habla, el timbre de voz o el manejo de los silencios.

 

 

FIGURA 2.  Conducta suicida en curso. El contacto por teléfono tiene sus limitaciones y por tanto hay que prestar la máxima atención a todos los aspectos de la comunicación, especialmente los componentes no verbales para evitar que el llamante cuelgue el teléfono.

 

 

Existe unanimidad en la literatura17-21 sobre la importancia de establecer el nivel de riesgo o evaluar el plan suicida en este tipo de llamadas. Pero también es cierto que el hecho de decir «evaluar el nivel de organización del plan suicida» puede resultar demasiado abstracto. Preguntar a la persona en riesgo si tiene un plan es probable que aporte poca información; por este motivo, es necesario sondear varias áreas fundamentales para obtener esta información, sin emplear eufemismos y utilizando directamente la palabra suicidio durante toda la entrevista telefónica.

 

Formular las siguientes cuatro preguntas puede allanar el terreno:

1. Cuándo ha decidido suicidarse. Esta es una información que permitirá al operador conocer la inminencia del intento y de qué tiempo se dispone para intervenir, así como si la conducta suicida ya está en curso o no. Puede ser muy valioso identificar la dificultad en el habla por posible sobreingesta medicamentosa o consumo de alcohol como desinhibidor. Según estudios publicados, hasta un 33 % de las personas que se suicidaron habían consumido alcohol en las seis horas previas al intento22. O si la llamada coincide con alguna fecha significativa para la persona, como puede ser el aniversario de su viudedad. En la experiencia adquirida por los autores, resulta más difícil sembrar la ambivalencia y aplazar la decisión en aquellos casos en que la persona busca reunirse con un fallecido y expresa pensamientos como: «Pienso una y otra vez en morir». «Quiero ir donde esté él, porque está solo, no nos tiene a nadie a su lado».

2. Cómo ha decidido suicidarse. Obtener esta información permitirá conocer no solo la accesibilidad, sino también la disponibilidad y letalidad del método. Es vital saber si el llamante cuenta por ejemplo con medicación suficiente, si conoce su toxicidad, si es sanitario, cazador o miembro de los cuerpos y fuerzas de seguridad con fácil acceso a armas de fuego. La peligrosidad de la situación es diferente si el llamante menciona que tiene pensado llevar a cabo el intento suicida con pastillas que tiene en casa, si sabe si son o no lo suficientemente tóxicas o si cuenta con la dosis letal a su alcance. Y es especialmente importante saber si la persona ha tomado alguna medida para evitar ser encontrado o interrumpido.

3. Dónde ha decidido suicidarse. Una variable para determinar el nivel de riesgo de la ideación es la rescatabilidad. Hay autores23 que establecen un corte temporal en la rescatabilidad para determinar la gravedad del riesgo, así cuando el rescate pueda suponer un tiempo superior a cuatro horas, se considera un nivel de riesgo grave. Por ejemplo, no es lo mismo pretender quitarse la vida en un bosque apartado de casa, al anochecer donde hay poca visibilidad y probablemente no se encuentre el cuerpo hasta el día siguiente, que ingerir fármacos disponibles en casa una hora antes de que regrese el resto de la familia.

4. Por qué quiere suicidarse. En el transcurso de la llamada es importante intentar averiguar el motivo que lleva al llamante a tomar la decisión de acabar con su vida. Son muchos los motivos que pueden desencadenar esta decisión en una persona: desesperanza hacia al futuro, sufrir una enfermedad física (especialmente si cursa con dolor, si es degenerativa, crónica, etc.) o mental, fracaso en intentos anteriores (valorar escalada en la letalidad del método), aislamiento, despido laboral reciente, viudedad, violencia doméstica, etc. Cualesquiera que sean los motivos, el llamante no ha de sentirse juzgado ni los motivos deben minimizarse.

 

Se considerará que el riesgo es mayor a medida que las respuestas obtenidas sean más concretas, específicas y detalladas.

 

Pero no solo la valoración del plan suicida es el criterio determinante del riesgo. El mejor predictor de un intento futuro de suicidio es que haya un intento previo24-27. Se sabe que entre el 30 % y el 40 % de las personas que realizan un intento de suicidio lo repiten al cabo de un año21.

 

Dos condiciones deben estar presentes para vencer el instinto de conservación personal. La primera es el deseo de morir causado por la pérdida del sentido de pertenencia social y la percepción de que uno es una carga para los demás. La segunda es la capacidad de autolesionarse de forma letal que se adquiere con los intentos previos, el dolor y otros factores28.

 

Durante los seis primeros meses e incluso durante el primer año después del intento, el riesgo de tentativa suicida aumenta entre 20-30 veces29. Los resultados de un metaanálisis publicado en 200822 muestran cómo las personas con intentos de suicidio repetidos presentan una mayor tendencia a utilizar métodos más letales30,31 y a estar bajo la influencia del alcohol durante el intento32.

 

Escuchar decir al llamante expresiones del tipo: «Nada ha cambiado desde la otra vez». «Este sufrimiento no va a terminar nunca». «Es estar viviendo continuamente con miedo». «Seguir es más de lo mismo». «Sigo teniendo la espada de Damocles encima» puede ser un signo de alarma, ya que el sentimiento de absoluta desesperanza sigue presente. Los sentimientos de pesimismo e impotencia exacerban las tendencias suicidas24, así como la percepción de ser una carga para los demás25.

 

De igual manera es importante averiguar si hay presencia de una enfermedad física o un trastorno mental, posible consumo de sustancias, ausencia de una red de apoyo social o familiar y si se han iniciado conductas de cierre, como regalar objetos valiosos por su importancia sentimental, escribir cartas de despedida o hacer testamento patrimonial y vital. Se debe preguntar acerca de estos extremos.

 

Después de toda esa valoración, podremos saber el nivel de elaboración del plan suicida y si ya ha decidido cuándo, dónde y cómo llevar a cabo su intento de suicidio, si dispone de un método letal, y si ha tomado precauciones para evitar ser encontrado. Llegados hasta este punto, una forma de proceder incluiría restringirle el acceso al método. Hay que pedirle que se deshaga de la medicación («mañana puedes comprar más»), que guarde el arma en un armario con llave, que corte la cuerda en pequeños pedazos, etc. El siguiente paso sería buscar ayuda de terceros (familia, vecinos, amigos) y no tratar de quitarle las ideas suicidas sino aplazar su decisión, diciéndole que: «Siempre puedes suicidarte más adelante, tienes toda la vida para hacerlo, yo no puedo evitarlo, pero permíteme que hablemos de la situación que atraviesas». «Se trata de una decisión importante que puede esperar». «No digas que no puedes, di que todavía no sabes cómo». Y sembrar paralelamente la ambivalencia respecto a su decisión: «¿Sabes que solo lo consigue una persona de cada 20 que lo intentan?». «¿Cómo sabes que lo vas a conseguir así?». «¿Sabes que puede ser lento y muy doloroso?». «¿Quién te encontrará?». «¿Hay alguien que si piensas en él, te cueste seguir adelante o te impida continuar con el intento?».

 

Un segundo supuesto sería aquel en el que la persona ya ha iniciado la conducta con sobreingestas, autolesiones, etc., en cuyo caso lo primero sería averiguar la dirección del paciente y activar el servicio de emergencias, pedirle que abra la puerta de su domicilio, que avise a algún vecino, o que baje al portal para facilitar el contacto con dichos servicios. Si no se dispone de la dirección, se puede contactar con la policía para que localice la llamada. Y mientras, continuar siempre hablando con la persona. No dejarlo solo nunca hasta que lleguen los servicios de emergencias, intentando obtener más información, mantenerlo al habla y evitar que se quede inconsciente e incluso evitar la escala de letalidad.

 

Se ha mencionado anteriormente la dificultad que supone la detección de las emociones básicas que siente el llamante en la intervención telefónica. No se debería orientar la intervención de la misma manera con alguien que está enérgicamente enfadado, que con alguien que siente un intenso miedo o una profunda tristeza. En el contexto de una crisis, las tres emociones básicas de tristeza, enfado y miedo deben ser identificadas para adaptar nuestra intervención.

 

La tristeza. A través del teléfono se puede identificar en suspiros, carraspeos, temblor de voz, pausas para tragar saliva, tono de voz bajo, etc. El profesional ha de transmitir compasión y mostrarse impactado por el sufrimiento33 con expresiones de acompañamiento como: «No me puedo ni imaginar cómo debe ser perderlo todo de una manera tan terrible». «Perder a tu pareja en este momento de tu vida debe ser muy difícil». «¡Qué duro sentir que no tienes a nadie que te acompañe en estos momentos!». «No me extraña que te sientas culpable por no haberlo podido cuidar durante sus últimos días».

 

La ira/enfado. Sería reconocible por el uso de un tono de voz alto, un discurso agitado, interrupciones, una actitud desafiante o amenazante, el uso de un lenguaje soez, faltas de respeto, etc. El profesional ha de prestar atención a estos sentimientos y tomar en serio los motivos33 que los provocan sin interrumpir el discurso ni minimizar los motivos del enfado, e intentar ofrecerse a hacer algo para corregir eso que le enfada y que no ha ido bien. Se pueden utilizar expresiones del tipo: «No me extraña que estés tan enfadado después de…». «¡Qué difícil sentir que no entienden lo mal que lo estás pasando!». «Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para que recibas la atención que te mereces y la ayuda que necesitas».

 

El miedo. A través del teléfono podemos detectar este sentimiento en la voz temblorosa, interrupciones continuas, habla acelerada, dificultades para escuchar, saltos temporales en el discurso, taquipnea e hiperventilación. En estos casos se hace precisa una respuesta afectuosa y unas acciones que transmitan seguridad afectiva y protección33. «Soy Juan, soy Técnico en Emergencias Sanitarias y quiero ayudarte; me voy a quedar contigo todo el tiempo que haga falta; ahora mismo, eres la persona más importante para mí, ya no estás solo».

 

ALGUNAS DIFICULTADES SOBRE LA RELACIÓN EN LA AYUDA TELEFÓNICA

Es frecuente que durante la conversación el demandante afirme que abandona su intención suicida o trate de disuadir al operador de seguir interviniendo: «No te preocupes, ya estoy mucho mejor, no voy a hacerlo, me has convencido». Se debe ser muy cauto y tener claro que, entre su confianza y su vida, prevalece su vida. Ante dicha actitud, se debería seguir indagando: «¿Qué ha cambiado?». «¿Qué ha hecho que abandones la idea?». «¿Qué te une ahora a la vida?».

 

En el caso de las llamadas de crisis suicidas, no se puede tener prisa ni tratar de averiguar de inmediato la ubicación del demandante; debemos respetar sus ritmos durante la conversación, teniendo en cuenta que suelen ser llamadas largas, donde el objetivo prioritario es retrasar la decisión.

 

En el intento de rescatar con celeridad a la persona, sin haberla escuchado antes, sin normalizar ni validar previamente sus motivos y sentimientos, y bajo la justificación de encontrar sus puntos de anclaje puede caerse en el error de hacer una búsqueda de informacion indiscriminada a la par que peligrosa. Quizá en ese sondeo a ciegas («¿Qué van a hacer tus hijos sin ti?». «¿Qué será de tu mujer?»), sin querer se esté tocando el precipitante del gesto suicida, como pudiera ser un tema de violencia de género o el maltrato a menores.

 

Es mucho más adecuado reprimir intentos de búsqueda de información azarosos y centrarse en identificar puntos de anclaje, y escuchar y preguntar llevando a cabo una indagación emocional34 con preguntas del tipo: «¿A quién sientes ahora mismo más cerca de ti?». «Cuando dices que nadie te entiende, ¿quiénes son esas personas con las que intentas conectar y no te entienden?». «¿Qué es eso tan importante que no quieres que olviden de ti?». «¿Quién más te gustaría que no te olvidara?». «¿Quién sería la persona por la que valdría la pena vivir?».

 

Arrastrado por un entorno de celeridad es fácil que el profesional intente de forma inmediata eliminar las ideas suicidas del llamante; es difícil sujetar el impulso del profesional de desterrar el suicidio como opción, o tratar de rescatar a la persona ofreciéndole soluciones que quizá ya haya intentado antes y no le han servido. Resulta muy difícil escuchar el sufrimiento de una persona durante más de una hora por teléfono, sin la certeza de que se podrá evitar que se suicide.

 

Pero el tiempo juega a nuestro favor, y para poder reducir la probabilidad de un desenlace fatal la persona en riesgo debe sentirse escuchada, creída, sostenida en su sufrimiento y percibir también que este tiene un impacto en el otro33. Todo esto, por supuesto, requiere cierto tiempo. Se habla de un espacio temporal de 90 minutos desde que alguien tiene la intencionalidad firme hasta que inicia el gesto suicida35. Aunque no será así en todos los casos, es importante tenerlo en cuenta.

 

Las personas pueden tener razones muy poderosas y legítimas para querer terminar con su vida, no debe pensarse que son víctimas de ideas irracionales o que están mal de la cabeza. En este contexto, probablemente un objetivo mucho más humilde y también más realista como primer eslabón de la cadena asistencial de la atención telefónica es intentar retrasar o aplazar la decisión hasta conseguir la atención presencial de un soporte vital avanzado, y que la persona pueda recibir la atención que se merece y la ayuda que necesita. Para ello, se pueden emplear expresiones como: «Siempre puedes hacerlo más adelante, yo no puedo impedírtelo, pero suicidarse es una decisión importante que puede esperar, permíteme que hablemos de lo que te ha puesto en una situación tan difícil».

 

La prisa es contraproducente en este tipo de intervenciones, la llamada exige la presencia del profesional, que lo deje todo y ponga los cinco sentidos. Durante el confinamiento, el Servicio de Primera Atención Psicológica recibió la llamada de una persona con riesgo alto de suicidio y un doble método disponible de alta letalidad, en la que manifestaba su firme intención de suicidarse. Durante la conversación, la psicóloga escuchó de fondo el ladrido de unos perros, y le preguntó cuántas mascotas tenia, de qué raza eran, sus nombres, el tiempo que llevaban con él y qué iba a ser de sus perros si él se quitaba la vida, puesto que vivía en una zona rural apartada. En ese momento de crisis aguda, ese resultó ser un poderoso punto de anclaje para demorar la decisión y, como se corroboró en el seguimiento telefónico, se consiguió evitar un suicidio inminente y derivar a la persona a los recursos especializados.

 

La presencia implica la receptividad del profesional ante las diferentes emociones del llamante, ser impactado por sus emociones, incluso conmovido, pero con la capacidad de reaccionar33 ante determinadas informaciones. Esta presencia resulta vital para dar respuesta a dos necesidades básicas y muy generalizadas en personas que atraviesan una crisis suicida: ser escuchado e impactar a quienes los escuchan, atraer su interés y su atención. Por ello, hay que evitar utilizar expresiones del tipo: «Hay más peces en el mar». «El tiempo lo cura todo». «Tienes toda la vida por delante». «Sal más, distráete», ya que, quizá de forma bienintencionada, no se estaría conectando con el dolor ajeno y, en cambio, se aumentaría aún más sin quererlo la sensación de soledad, incomprensión, aislamiento y de inadecuación por contemplar el suicidio como una salida a su sufrimiento, señal inequívoca de que sus pensamientos suicidas significan que está mal de la cabeza.

 

Este tipo de desautorizaciones previas a su malestar, pueden haber cercenado su confianza en los demás y también en la utilidad de compartir su sufrimiento con otros, incluso con los profesionales, y con razón puede llegar a expresar: «Nadie me entiende, no sé qué hago aquí, hablar no sirve de nada». «No le importo a nadie, me gustaría desaparecer ya de una vez». «Nadie me quiere». «Ya no puedo más, no me cabe más». Ante este tipo de expresiones, no serviría de nada responder con frases del estilo: «¿Cómo puedes decir eso?, a mí sí me importas». «No, hombre, yo sí que te entiendo».

 

Ante esta situación hay dos estrategias que pueden ser de utilidad. Por un lado, normalizar la ideación suicida, ya que el 50 % de la población general experimentará tendencias suicidas moderadas-severas. Gran parte de los motivos de sufrimiento humanos son normales cuando se tienen que afrontar situaciones anormales. La ideación suicida puede ser una reacción defensiva normal (terminar con el sufrimiento), la reacción que mucha gente tendría si se encontrara en circunstancias similares. Por ello, puede ser útil decir: «Pensar en el suicidio como solución, no te convierte en un loco, ni en un cobarde, muchas personas que no ven otra solución a sus problemas tienen estas ideas a diario». Y, por otro lado, podemos validar la experiencia subjetiva de la persona, su dificultad, su sufrimiento, su preocupación, que no quiere decir que validemos el suicidio como una solución. Se puede empatizar con la ideación suicida, sin aprobar la conducta suicida36. Validar es otorgar reconocimiento, valor, importancia y sentido al sufrimiento de la persona, aumentando así la sensación de conexión y seguridad del llamante33. No se trata de ayudar, de pontificar o hablar ex cátedra desde la posición que otorga el rol de experto. Más bien al contrario, se trata de acompañar desde una posición de igualdad. Es necesario establecer un vínculo entre la causa y el efecto de lo que le está pasando al llamante. Entender que la desesperanza, la soledad, el dolor físico, el sufrimiento emocional, la tristeza, etc., pueden desencadenar la ideación suicida.

 

En síntesis, el profesional debe trasladar a la persona en riesgo algo así como: «Tus sentimientos son normales y aceptables para mí», «Me gustaría que estuvieras bien conmigo». La sintonía con la experiencia subjetiva del paciente es mucho más que la empatía, es un proceso que consta de dos partes. Se inicia con la empatía, es decir, siendo sensible a lo que explica la persona que llama, identificándose con sus necesidades o sus sentimientos, y se sigue con la comunicación de esta sensibilidad al llamante33. La comunicación de la sintonía valida las necesidades y los sentimientos de la persona que llama, y aumenta, por tanto, la sensación de conexión y seguridad de la persona en riesgo con el profesional. La sintonía transmite al llamante que su dolor y sus necesidades son percibidos, son significativos, y producen un impacto en quien lo está escuchando.

 

CONCLUSIONES

Con todo lo mencionado anteriormente, se podrían concluir algunas pautas generales en la conversación telefónica con un paciente con una crisis suicida:

  • Primera. Los objetivos que hay que lograr serán aplazar la decisión, escuchar y validar la vivencia subjetiva de la persona.
  • Segunda. Para una correcta evaluación del nivel de riesgo, se debe preguntar el cuándo y el dónde para tener información de la rescatabilidad, el cómo para conocer la letalidad del método, y el por qué ha decidido hacerlo. A mayor número de respuestas afirmativas, hay mayor riesgo de llevar a cabo el suicidio.
  • Tercera. Evitar el rol de experto. Es importante escuchar y validar: «Debes estar pasándolo muy mal para contemplar el suicidio como solución. Nunca he pasado por una situación tan difícil, así que no puedo ni imaginarme lo difícil que debe ser. Muchas personas tienen estas ideas a diario, pero han encontrado otras soluciones. Estoy seguro de que en el hospital pueden brindarte la atención que te mereces y la ayuda que necesitas».
  • Cuarta. Introducir algún tipo de refuerzo positivo sobre su gestión de la situación: «El hecho de que hayas decidido llamar, a pesar de tu sufrimiento, es muy meritorio e inteligente por tu parte». «Muchas personas tienen estas ideas a diario». «El 80 % de aquellos que no lo consiguieron, manifiestan que fue un error»”. «El suicidio es una solución eterna, para lo que a menudo es solo un problema temporal».
  • Quinta. No tener prisa ni evidenciarla, siempre iremos a remolque del paciente. El tiempo juega a nuestro favor, ya que reduce la impulsividad.
  • Sexta. Facilitar el drenaje emocional es mucho más útil que empezar cuestionándole su propósito. No hay que dejar nunca sola a la persona que llama si apela a nuestra confianza.
  • Séptima. No hacer promesas que no podamos cumplir: «Seguro que tu padre se pondrá bien».

 


 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Brown FW. Rural telepsychiatry. Psychiatr Serv 1998;49(7):963-4.
  2. Barak A, Klein B, Proudfoot JG. Defining internet-supported therapeutic interventions. Ann Behav Med 2009;38:4-17.
  3. Bornas X, Rodrigo T, Barceló F, Toledo M. Las nuevas tecnologías en la terapia cognitivo-conductual: una revisión. IJCHP 2002;2(2):533-41.
  4. Botella C, Baños R, García-Palacios A, Quero S, Guillén V, Marco HJ. La utilización de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en psicología clínica. En: Hernández E, Gómez-Zúñiga B (eds.). Intervención en salud en la Red. UOC Papers 2007;4. Disponible en: http://www.uoc.edu/uocpapers/4/dt/esp/botella.pdf
  5. González-Peña P, Torres R, Del Barrio V, Olmedo M. Uso de las nuevas tecnologías por parte de los psicólogos españoles y sus necesidades. Clínica y Salud 2017;28(2):81-91.
  6. World Health Organization. World report on violence and health. Ginebra, 2002. Disponible en: http://whqlibdoc.who.int/publications/2002/9241545615_chap7_eng.pdf
  7. Reger MA, Stanley IH, Joiner TE. Suicide Mortality and Coronavirus Disease 2019—A Perfect Storm? JAMA Psychiatry 2020;77(11):1093-4.
  8. Grunnell D, Appleby L, Arensman E, Hawton K, John A, Kapur N, et al. Suicide risk and prevention during the COVID-19 pandemic. Lancet Psychiatry 2020;7(6):468-71.
  9. Chacón F. El País. Edición digital. 23 de septiembre de 2020.
  10. Gould MS, Kalafat J, Harrismunfakh JL, Kleinman M. An Evaluation of Crisis Hotline Outcomes. Part 2: Suicidal Callers. Suicide Life Threat Behav 2007;37(3):338-52.
  11. Mora L, Nevid J, Chaplin W. Psychologist treatment recommendations for internet-based therapeutic interventions. Comput Human Behav 2008; 24:3052-62.
  12. Wells M, MitchellK J, Finkelhor D, Becker-Blease KA. Online mental health treatment: Concerns and considerations. Cyberpsychol Behav 2007;10: 453-9. Wangberg S, Gammon D, Spitznogle K. In the eyes of the beholder: Exploring psychologists’ attitudes towards and use of e-therapy in norway. Cyberpsychol Behav 2007;10:418-23.
  13. Johnson GR. Toward uniform competency standards in telepsychology: A proposed framework for Canadian psychologists. Can Psychol 2014;55:291-302.
  14. Backhaus A, Agha Z, Maglione M, Repp A, Ross B, Zuest, Thorp S. Videoconferencing psychotherapy: A systematic review. Psychol Serv 2012;9(2):111.
  15. González-Peña P, Torres R, Del Barrio V, Olmedo M. Uso de las nuevas tecnologías por parte de los psicólogos españoles y sus necesidades. Clínica y Salud 2017;28(2):81-91..
  16. De la Torre M. Protocolo para la detección y manejo inicial de la ideación suicida. Centro de Psicología Aplicada. Universidad Autónoma de Madrid, 2013.
  17. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Guía de Práctica Clínica de Prevención y Tratamiento de la Conducta Suicida. I. Evaluación y Tratamiento. Guías de Práctica Clínica en el SNS. Madrid, 2011. Disponible en: https://consaludmental.org/publicaciones/GPCprevencionconductasuicida.pdf
  18. Organización Mundial de la Salud. Prevención del suicidio: un instrumento para trabajadores de atención primaria de salud. Ginebra: Departamento de Salud Mental y Toxicomanías, 2000. Disponible en: www.who.int/entity/mental_health/media/primaryhealthcare_workers_spanish.pdf
  19. Organización Mundial de la Salud. Prevención del suicidio. Un instrumento para médicos generalistas.  Ginebra: Departamento de Salud Mental y Toxicomanías, 2000. Disponible en: http://www.who.int/mental_health/media/general_physicians_spanish.pdf
  20. Rocamora A. Intervención en crisis en las conductas suicidas. Bilbao: Desclée De Brouwer, S.A., 2013.
  21. Yoshimasu K, Kiyohara C, Miyashita K. Suicidal risk factors and completes suicide: meta-analyses based on psychological studies. Environ Health Prev Med 2008;13(15-16):243-56.
  22. Weisman AD, Worden JW. Risk-rescue rating in suicide assessment. Arch Gen Psychiatry 1972;26:553-60.
  23. Hahramanlou-Holloway M, Brown GK, Beck AT. Suicide. En: M. A. Whisman (ed.). Adapting cognitive therapy for depression: Managing complexity and comorbidity. Guilford Press 2008;159-184.
  24. Joiner TE Jr, Van Orden KA. The interpersonal-psychological theory of suicidal behavior indicates specific and crucial psychotherapeutic targets. Int J Cogn Ther 2008;1(1):80-9. Disponible en: https://doi.org/10.1680/ijct.2008.1.1.80
  25. Rudd MD, Joiner TE, Rajad MH. Relationships among suicide ideators, attempters, and multiple attempters in a young-adult sample. J Abnorm Psychol 1996;105(4):541-50.
  26. Kann L, Kinchen SA, Williams BL, Ross JG, Lowry R, Grunbaum JA, et al. Youth risk beavior surveillance-United States, 1999. State and local YRBSS Cordinators. J Sch Health 2000;70(7):271-85.
  27. Joiner T. Why People Die by Suicide. Cambridge: Harvard University Press, 2006.
  28. Hawton K, Van Heeringen K. Suicide. Lancet 2009;373(9672):1372-81.
  29. Hulten A, Jiang GX, Wasserman D, Hawton K, Hjelmeland H, et al. Repetition of attempted suicide among teenagers in Europe: frequency, timing and risk factors. Eur Child Adolesc Psychiatry 2001;10:161-9.
  30. Christiansen E, Jensen BF. Risk of repetition of suicide attempt, suicide or all deaths after an episode of attempted suicide: a register-based survival analysis. Aust N Z J Psychiatry 2007;41:257-65.
  31. Wang AG, Mortensen G. Core features of repeated suicidal behaviour: a long-term follow-up after suicide attempts in a low-suicide-incidence population. Soc Psychiatry Psychiatr Epidemiol 2006;41:103-7.
  32. Erskine R. La relación terapéutica: Una psicoterapia integradora en acción. Revista del Colegio Oficial de Psicólogos de Bizkaia. Octubre, 2007.
  33. Payàs A (2020). Duelos por COVID-19. Retos terapéuticos en su abordaje. Instituto IPIR. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=pVEiTBRBSOo&t=3676s
  34. Perez-Solá . El periódico.com. 11 diciembre 2011.
  35. Zerler H. Motivational Interviewing in the Assessment and Management of Suicidality. J Clin Psychol 2009;65(11):1207-17.

 

Volver al sumario
Volver al sumario

CARTA AL EDITOR

A propósito de las competencias de los Técnicos en Emergencias Sanitarias

Fernando López Mesa

 

Vicepresidente 4.º SEMES y SEMES-Madrid. Vocalía de técnicos
tecnicos@portalsemes.org
Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias.
semesnacional@semes.org
www.semes.org

 

 

El día 9 de septiembre de 2021, la sección de técnicos de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) tuvo conocimiento de que el Ministerio de Educación y Formación Profesional se disponía a abrir un nuevo proceso para revisar las cualificaciones profesionales de Transporte Sanitario y Atención Sanitaria a Múltiples Víctimas y Catástrofes. Hay que recordar que ambas cualificaciones profesionales están incluidas en el currículo del grado medio de Técnico en Emergencias Sanitarias (TES) y su modificación afecta a las competencias de los TES.

 

SEMES es una sociedad científica sin ánimo de lucro y de ámbito nacional, con sede en todas las comunidades autónomas que conforman el territorio español y que incluye entre sus socios a los profesionales sanitarios que de forma voluntaria solicitan su ingreso. Estos socios deben tener un vínculo con las urgencias y emergencias sanitarias. Para la gestión estamos organizados en tres secciones: medicina, enfermería y técnicos. La actividad de la SEMES está regulada por sus estatutos. Es necesario que esto quede claro, pues hay veces que algunos técnicos nos piden actuaciones que quedan fuera de nuestros estatutos y que debieran ser resueltas por los agentes sociales (sindicatos).

 

Esta revisión de las cualificaciones profesionales no es algo anecdótico ni extraño, de hecho, es una ventaja de la formación profesional la necesidad de actualización para su adaptación al mercado laboral y a sus necesidades productivas. Esto hace que estas cualificaciones deban revisarse, en teoría, cada 5 años. Para el personal técnico ya se efectuó una revisión de competencias a las cuales la SEMES realizó propuestas de mejora.

 

A día de hoy, la SEMES ha presentado un documento de mejora a esta actual revisión con límites que quedan claros en la norma: «Son propuestas que incluyen modificaciones de aspectos puntuales de cualificaciones y unidades de competencia recogidas en el catálogo nacional de las cualificaciones profesionales y que no impliquen la ampliación o la reducción de la competencia general recogida en la cualificación profesional y que no modifiquen las funciones o los procesos productivos o de prestación de servicios que definen el conjunto de competencias profesionales establecidas en las unidades de competencia».

 

La SEMES defiende que las modificaciones de aspectos puntuales de las cualificaciones profesionales y unidades de competencia se basen en las necesidades y en la realidad actual del mercado laboral, en las necesidades de los pacientes en la atención temprana de emergencias o urgencias, y en la evidencia científica publicada hasta la fecha. Aspectos que se han incorporado en el hacer diario o protocolizado por los servicios de emergencias autonómicos o empresas del sector de los profesionales implicados en distintos lugares de la geografía española, y que requieren de su homogeneización incluyéndolos en los referidos certificados de profesionalidad y, por ende, en las competencias de los TES.

 

Nos preocupa el uso de un lenguaje alarmista y torticero que se ha hecho desde el sindicato de enfermería y que se engañe a la opinión pública desde este organismo, al defender que el aumento de las competencias de los TES pone en riesgo a los pacientes. Además, resulta inquietante el nivel de influencia que pudieran llegar a tener sobre los legisladores de los Ministerios de Educación y Formación Profesional, Sanidad e Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL).

 

Casualmente y en medio de estos hechos, el día 29 de octubre, los TES celebramos el aniversario de nuestra profesión reglada, 14 años ya. Día que acordamos que coincidiera con la fecha de publicación del real decreto que regula nuestra profesión. Afortunadamente, las numerosas muestras de apoyo por parte de médicos y enfermeras de emergencias, del resto del personal sanitario de emergencias, de las empresas del sector, de los propios servicios de emergencias y de los profesionales implicados hacen que algunas voces discordantes, que tuvieron representación en el ámbito asociativo o en el de un sindicato corporativista, queden eclipsadas.

 

Tan solo una anécdota para que se pueda entender la hipocresía y las presiones que reciben los reguladores con nuestra profesión: cuando se creó el borrador inicial que recogía nuestras competencias, el sindicato de enfermería presionó para que se eliminaran acciones que nos habían atribuido. Se eliminó la determinación de la glucemia capilar alegando que es una técnica invasiva, aunque diariamente las enfermeras de atención primaria enseñan, como es lógico, a los pacientes diabéticos y familiares directos a manejar su enfermedad y a efectuar la toma de la glucemia capilar. Pacientes que en ocasiones son adultos mayores o niños. La hipocresía pasa por formar/capacitar a personal lego para ejecutar una técnica, en la que no hacen falta conocimientos básicos, pero presionar para impedir que personal técnico sanitario con 2 años reglados de formación sanitaria pueda actuar ante un paciente con un nivel de consciencia distinto a «Alerta» dentro de la conocida escala AVDN; valoración neurológica básica en la que se hace necesario hacer la revisión pupilar, establecer un valor dentro de la Escala de Coma de Glasgow y determinar el nivel de glucemia capilar del paciente. El consejo pasa por que los TES «realicen esta valoración neurológica sin la determinación de la glucemia capilar». ¿En serio?

 

Que este sindicato defienda que ambulancias asistenciales de urgencias y emergencias tipo B, operadas por personal técnico en exclusiva, y que realizan en la actualidad más del 85 % de los avisos extrahospitalarios, no puedan completar una valoración básica del paciente, además de absurdo, supone un peligro para los pacientes.

 

Tener «miedo» a que el personal técnico actúe puntualmente ante emergencias tiempo-dependientes de forma regulada, protocolizada y bajo dirección médica es contraproducente para el sistema productivo y se aleja de la realidad en cuanto a las necesidades de los pacientes. Continuando con el mismo ejemplo, son médicos y enfermeras los que manejan la enfermedad diabética, sus complicaciones y recomendaciones, y el personal técnico solo solicita una regulación para actuar bajo protocolo en situaciones de emergencia cuando estos profesionales no estén presentes. Y todos sabemos que esto ocurre. Es hipócrita y egoísta no querer regular lo que ocurre en nuestro país.

 

Por un lado, el desarrollo de las nuevas tecnologías que amplían las posibilidades de la telemedicina y la telemergencia están haciendo que se potencie la posibilidad de que los TES actúen ante emergencias y aumente el tiempo ventana hasta que el paciente con patologías tiempo-dependientes pueda ser atendido en unidades tipo C.

 

Por otro lado, nos llegan noticias de que en otros países de Europa se está legislando para que profesiones técnicas, equiparables a la de los TES, adquieran más competencias y puedan enfrentarse con garantías de éxito ante las emergencias que les son asignadas por los centros reguladores de emergencias como unidades de primera intervención. Nos felicitamos por estos avances, que inevitablemente serán incorporados en la legislación de nuestro país (fig. 1).

 

 

FIGURA 1.  Tuit del Instituto Nacional de Emergencia Médica (INEM) de Portugal dando a conocer que sus Técnicos de Urgencias Prehospitalarias realizarán ECG y administrarán fármacos.

 

 

Esperamos que los legisladores tengan absoluta libertad para actualizar competencias, acepten las modificaciones que se han presentado y den solución a las necesidades de los pacientes y a las productivas del sector.

 

Mucho ánimo para todo el personal técnico, seguid haciendo profesión con la calidad de vuestro trabajo. Seguiremos trabajando por lo que es lógico: los pacientes no deben sufrir por directrices corporativistas.

 

Volver al sumario
Volver al sumario

CÓMO SE HACE…

Detección y primeras actuaciones psicológicas en casos de violencia doméstica: violencia de género

Pilar Carolina Castelao Legazpi2 y Cristina Polo Sevilla1

 

1 Psicóloga General Sanitaria. Doctoranda en Psicología de la Salud. Psicóloga Supervisora en IPSE – Intervención Psicológica Especializada. Madrid. España.
2 Psicóloga General Sanitaria. Psicóloga Experta en Intervención en Emergencias y Catástrofes. Psicóloga Supervisora en IPSE – Intervención Psicológica Especializada. Madrid. España.

 

PUNTOS CLAVE

  • La violencia de género es un fenómeno de enorme calado, que afecta no solo a la integridad física de las mujeres, sino al reconocimiento de su dignidad, que ataca a sus derechos fundamentales y socava el principio básico de igualdad entre hombres y mujeres, consagrado en nuestra Constitución.
  • La atención a la mujer que sufre violencia de género ha de ser integral e interdisciplinar, y prestar atención a los problemas físicos/psíquicos/sociales.
  • Los profesionales sanitarios (incluidos los TES) hemos de actuar con responsabilidad ante el problema de la violencia de género, además de respetar a la mujer y sus derechos, no hemos de olvidar que detrás de una agresión hay un problema complejo con graves repercusiones en la salud, y que exponernos a estas situaciones también puede afectar a nuestra salud física y mental.

 

 

TÉCNICOS EN EMERGENCIAS SANITARIAS Y VIOLENCIA DE GÉNERO

Los Técnicos en Emergencias Sanitarias (TES) «desempeñan una labor fundamental en los sistemas de emergencias extrahospitalarias» y son «la figura cuantitativamente más importante en las emergencias extrahospitalarias»1. Dentro de esta atención sanitaria urgente, los TES pueden presenciar agresiones físicas, sexuales o psicológicas, por lo que es necesario conocer cómo actuar en estos casos. Además, las víctimas de violencia de género pueden solicitarles asesoramiento cuando son atendidas.

 

La violencia de género es un fenómeno de enorme calado que afecta no solo a la integridad física de las mujeres sino al reconocimiento de su dignidad, que ataca a sus derechos fundamentales y socava el principio básico de igualdad entre hombres y mujeres, consagrado en nuestra Constitución2. La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que surgió de la necesidad de hacer frente a la elevada incidencia de las agresiones sobre las mujeres en nuestro contexto, determina las medidas de sensibilización, prevención, detección e intervención en diferentes ámbitos3.

 

La violencia de género incluye además de la violencia ejercida en el ámbito familiar por la pareja, expareja u otros hombres del entorno, la mutilación genital femenina, el acoso sexual, las agresiones y los abusos sexuales contra mujeres, el tráfico o el favorecimiento de la inmigración clandestina de las mujeres con fines de explotación sexual y la inducción a una mujer a ejercer la prostitución4. No obstante, en este artículo vamos a hacer referencia a la detección y el manejo de casos de violencia de género en el ámbito familiar, por ser la que más a menudo se encuentran los TES (fig. 1).

 

 

FIGURA 1.  La violencia de género en el ámbito familiar es la más frecuente y los TES han de detectar, atender inicialmente a la víctima y dar continuidad a su cuidado.

 

 

El principal objetivo de los TES en relación con la violencia de género en el ámbito familiar es detectarla, dar la mejor atención en el momento de contacto con la víctima y garantizar la continuidad de su cuidado. En este artículo, se pretende dotar a los profesionales de herramientas para la detección, atención y aproximación a una valoración psicológica en urgencias extrahospitalarias en casos de violencia contra la mujer.

 

DETECCIÓN Y ACTUACIÓN ANTE CASOS DE VIOLENCIA DE GÉNERO POR PARTE DE LOS TÉCNICOS EN EMERGENCIAS SANITARIAS

Es fundamental tener en cuenta ciertos indicadores que nos han de hacer sospechar que la persona a la que asistimos puede estar sufriendo violencia de género. Será importante para ello mantener una actitud de alerta y prestar atención a los signos y síntomas que pueden hacer pensar que la persona sufre malos tratos y generar un clima de confianza adecuado.

 

El Protocolo común para la actuación sanitaria ante la violencia de género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (2012)7 nos muestra una serie de dificultades que pueden surgir a la hora de identificar la violencia de género. Conocerlas es de enorme importancia para el correcto desempeño de nuestra actividad como TES (tabla 1).

 

 

TABLA 1.  Dificultades para detectar la violencia de género.

 

 

SAMUR-Protección Civil (2020)5 recoge en su Manual de Procedimientos algunos signos que como TES podemos encontrarnos y que nos deben alertar, como son: el uso repetitivo de los servicios de urgencias, el abuso de alcohol, psicofármacos u otras drogas, los intentos de suicidio y las lesiones frecuentes, entre otros. Además, dicho manual también establece que la sola presencia de alguno de estos indicadores el TES lo ha de valorar como un riesgo vital grave para la víctima:

  • La mujer declara temer por su vida.
  • Los episodios de violencia se producen también fuera del domicilio.
  • Su pareja se muestra violento con sus hijos (fig. 2).
  • Su pareja se muestra violento con otras personas.
  • Su pareja ha sometido a la mujer a actos de violencia sexual.
  • Su pareja amenaza con suicidarse, matarla o matar a los hijos.
  • La frecuencia y gravedad de los episodios de violencia se han intensificado.
  • Su pareja abusa de drogas, especialmente aquellas que agudizan la agresividad (alcohol, cocaína, etc.).
  • La mujer tiene planeado abandonarle o divorciarse en un futuro cercano por cualquiera de los motivos anteriores.
  • La pareja conoce que la mujer ha recurrido a ayuda exterior para poner fin a la violencia.
  • Su pareja o expareja la sigue o acosa.
  • La mujer ya ha denunciado lesiones graves.
  • La pareja dispone de armas en casa.
  • La pareja o expareja ha amenazado a amigos o parientes de la mujer.

 

 

FIGURA 2.  Los menores presentes también han de recibir asistencia, y la violencia hacia ellos es un factor de riesgo vital grave que siempre ha de evaluarse.

 

 

Siguiendo las recomendaciones de SAMUR-Protección Civil (2020)5, SUMMA 112 (2021)6 y del Protocolo común para la actuación sanitaria ante la violencia de género del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (2012)7, a continuación, se recoge una síntesis del conjunto de actuaciones que se espera que posibiliten una atención integral en las urgencias extrahospitalarias a mujeres que sufren violencia por parte de su pareja o expareja. Estas incluyen:

  1. Cuando te sea notificada la situación de amenaza o grave riesgo, avisa de inmediato a la Policía. Probablemente, ya haya sido movilizada, ya que, desde el mismo momento en que tengan conocimiento de hechos que pudieran ser constitutivos de infracción penal en materia de violencia de género y doméstica, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad actuarán en cumplimiento con su Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de Coordinación con los Órganos Judiciales para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica y de Género (2005)8. Darán atención preferente a la asistencia y protección de las mujeres que han sido objeto de comportamientos violentos en el ámbito familiar y atenuarán, en la medida de lo posible, los efectos de dicho maltrato. Asimismo, habrán de recoger la denuncia, elaborar el atestado y proporcionar la protección de la mujer, incluyendo la detección del agresor, el control de que se cumple la orden de alejamiento si está establecida, etc.
  2. Tras sufrir una agresión y al llegar al lugar donde haya ocurrido, lleva a la persona de inmediato al centro sanitario más cercano. Intenta que explique lo ocurrido, ya que se la orientará y se registrarán las lesiones en el informe médico-clínico. En España, existe la obligación legal de poner en conocimiento de la autoridad judicial la existencia de lesiones ante la constatación de malos tratos, obligación que se cumple mediante la notificación al juzgado del parte de lesiones e informe médico que lo acompaña, informando previamente a la mujer afectada de la remisión de este y registrándolo en la historia clínica. En aquellos casos en que la mujer se niegue a denunciar y el personal sanitario tenga fundadas sospechas de la existencia de malos tratos físicos o psíquicos (no exista constatación clara del origen de las lesiones como para poder emitir el correspondiente parte de lesiones), se tendrá que comunicar a la Fiscalía dicha situación, tal como establece el precepto legal. La Fiscalía decidirá, con base en los indicios que se puedan aportar o ampliar, cuál es la situación procesal adecuada.
  3. Protege y asiste. Mientras estés con la mujer, asegúrate de que el agresor no la puede escuchar ni ver. Procura ser un apoyo en el establecimiento de un plan de seguridad. Describe el estado emocional a consecuencia de lo vivido, la existencia de sintomatología ansiosa o depresiva, si identificas ideas de suicidio o síntomas de estrés agudo. En caso necesario, se ha de valorar la posibilidad de su traslado a psiquiatría. Establece criterios: riesgo autolítico, planificación, abandono sin apoyo social efectivo, descompensación de estados psicopatológicos graves y previos, para ella o el entorno. Realiza una breve valoración de la red de apoyo social. Si es posible, explora la presencia de personas cercanas que puedan asistir, apoyar o acoger a la mujer en caso de necesidad. Pregúntale al respecto. No adoptes actitudes excesivamente proteccionistas. Ayuda a la mujer a que pueda entender lo que está sucediendo, descubre qué está dispuesta a hacer para modificar su situación e incentiva que participe de forma activa en la búsqueda de soluciones para ella. Infórmala del riesgo detectado y ayuda a que tome consciencia de este. Valora el riesgo: pregúntale, por ejemplo, si ha sentido alguna vez miedo de su pareja o expareja. Da a su situación la importancia que tiene y no minimices los riesgos que corre. Valida la experiencia de la mujer y otórgale confianza. Respeta sus decisiones, aunque no las compartas. Si decide quedarse en el domicilio, ofrécele medidas que ella pueda adoptar para protegerse, por ejemplo, identificar a las personas a las que podría acudir de su red de apoyo y realizar un plan de seguridad (que incluya acudir a un centro de emergencia de acogida), números de teléfono (016 en el ámbito nacional, 112, etc.).
  4. Recuerda que el objetivo es la asistencia y la derivación de la persona a la red asistencial. Procura facilitar la entrada para el acceso posterior a los servicios/programas de derivación. Una vez proporcionada la atención y los cuidados asistenciales, realiza las actuaciones de información y derivación oportunas en función del caso, de acuerdo con los protocolos sanitarios e interinstitucionales existentes en tu comunidad autónoma. Adapta el lenguaje al nivel de comprensión de la mujer sobre el momento de su proceso de cambio (puede que todavía no sea consciente de que está sufriendo violencia de género o tal vez ya sea plenamente consciente; adáptate a su proceso). Escucha el relato sin interrupciones ni juicios de valor. Informa a la mujer acerca de sus derechos y de los recursos con los que puede contar. Dile que tiene derecho a recibir información, asesoramiento, atención de emergencia, de apoyo, de acogida y recuperación integral a través de los servicios, organismos u oficinas de las Administraciones Públicas. Indícale también que existen recursos sociales, laborales, de igualdad de oportunidades, jurídicos, policiales, etc. Hazle saber que hay diferentes recursos que integran los circuitos de intervención y apoyo a la mujer que sufre violencia de género y sus hijos, que varían dependiendo de la población en la que resida. En la tabla 2 se ofrece un listado de recursos útiles para proteger a la mujer víctima de violencia de género. No recomiendes nunca terapia de pareja o mediación familiar, pero sí terapia psicológica individual. Puedes tratar de promover su participación en grupos terapéuticos o de desarrollo personal, tanto en los centros de salud como en los servicios especializados. No crees la expectativa de que todo lo resolverá la institución.
  5. Trata de favorecer la toma de conciencia, por parte de la mujer, de la situación real que tiene con respecto a ser víctima de violencia. Intenta favorecer la toma de conciencia del riesgo vital, en caso pertinente. Ayúdale a que ponga palabras a su situación, a sus estados emocionales y sentimientos, para una mejor comprensión de estos.
  6. Ayúdale a identificar sus pensamientos, percepciones o creencias sobre la violencia ejercida y que impiden o dificultan tomar decisiones sobre la situación de riesgo hacia ella y hacia los menores u otras personas que estén a su cargo, si los hubiese.
  7. Evita la victimización secundaria y la revictimización, es decir, procura no provocar un sufrimiento añadido como profesional encargado de prestar atención a la víctima.
  8. Valora la posibilidad de malos tratos a otros miembros de la familia. Si hay menores, trata de desculpabilizar su sentimiento de fracaso como madre. Explica el papel activo y determinante que tiene en el bienestar de sus hijos. Procura que cuando la mujer exponga su relato de la violencia a diferentes profesionales (interponiendo una denuncia, ante una consulta médica, etc.), no haya menores presentes. Si no se puede evitar, se explicará al niño quién es cada profesional, adaptándose a su nivel de comprensión. No minimices ni restes importancia sobre lo ocurrido como estrategia de protección. No disimules. Debe haber congruencia entre el lenguaje verbal y no verbal cuando interactuemos con el posible hijo. Además de lo anterior, con los niños, evita dar información falsa sobre su progenitor o la situación (p. ej., no le digas «a papá no le pasará nada»). No proporciones valoraciones negativas sobre ningún progenitor. Procura valorar los actos y las conductas, no las personas. No magnifiques ni minimices el estado emocional de los menores. Explica a la mujer que sus hijos son víctimas como ella y que, por lo tanto, pueden encontrarse mal y también superar la situación.
  9. Con posibles espectadores de la situación de violencia de género. Advierte acerca de la especial atención que deben tener otras figuras cercanas al menor (familiares, amigas, etc.) y a las conversaciones entre adultos que los menores puedan escuchar. Oriéntales, si es posible, a que eviten que el niño asuma el rol de cuidador de la madre y a que no hagan uso de frases del tipo «tienes que cuidar de tu madre».
  10. Manifiesta una oposición clara a la violencia machista. Deja claro que el autor de las agresiones es responsable de sus actos y de sus consecuencias.

 

 

TABLA 2.  Guía de recursos para víctimas de violencia de género (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 2012).

 

 

Recuerda que la atención ha de ser integral e interdisciplinar, y atender a los problemas físicos/psíquicos/sociales de la víctima.

 

Se sugiere además tomar de referencia el algoritmo de atención en caso de violencia de pareja de la OMS9 (fig. 3).

 

 

FIGURA 3.  Propuesta de la Organización Mundial de la Salud de atención en caso de violencia de pareja.

 

 

Como TES tendremos que realizar apoyo de primera línea y, en este sentido, es útil que subrayemos el modelo ANIMA planteado por la OMS, el cual hace referencia a las siguientes tareas:

  • Atención al escuchar. Escucha atentamente a la mujer con empatía.
  • No juzgar y validar. Demuestra a la mujer que la comprendes, que la crees y que no la juzgas. Asegúrale que ella no tiene la culpa de lo sucedido.
  • Informarse sobre las necesidades y preocupaciones. Evalúa y responde a las diversas necesidades y preocupaciones que la mujer tenga: emocionales, físicas, sociales y prácticas (p. ej., el cuidado de los hijos).
  • Mejorar la seguridad. Analiza con ella un plan para que la mujer se pueda proteger a sí misma a partir de ese momento, en caso de que los episodios de violencia se repitan.
  • Apoyar. Apoya a la mujer para que reciba la información, los servicios y el respaldo social que necesita.

La OMS (2014)10 hace también una serie de recomendaciones, que recoge el documento Atención de salud para las mujeres que han sufrido violencia de pareja o violencia sexual, sobre qué se debe hacer y qué no para escuchar de una manera activa (tabla 3).

 

 

TABLA 3.  Recomendaciones de la OMS sobre qué se debe hacer y qué no para escuchar de una manera activa.

 

 

CONSIDERACIONES FINALES

Los profesionales sanitarios hemos de actuar con responsabilidad ante el problema de la violencia de género, además de respetar a la mujer y sus derechos, sin olvidar que detrás de una agresión hay un problema complejo con graves repercusiones en la salud11.

 

La enorme exigencia emocional que supone para el TES enfrentarse a este tipo de situaciones hace que sea especialmente importante extremar la autoprotección del profesional y analizar su autocontrol emocional, para evitar así que las situaciones vividas en el ámbito laboral afecten al ámbito personal.

 

Te recomendamos que valores la posibilidad de solicitar ayuda médico-psicológica experta en aquellos casos en los que sea necesario para prevenir o evitar así consecuencias adversas mayores para tu salud física y mental.

 


 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Martínez-Isasi S, Rodríguez-Lorenzo MJ, Vázquez-Santamariña D, Abella-Lorenzo J, Castro DJ, Fernández D. Perfil del técnico de emergencias sanitarias en España. Rev Esp Sal Púb 2017;91 [consultado 5 de mayo de 2021]. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272017000100213&lng=es.
  2. Constitución Española. Boletín Oficial del Estado, 29 de diciembre de 1978, núm. 311, p. 29.313-424.
  3. Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Genero, 2004 [consultado 30 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21760-consolidado.pdf
  4. Ley 5/2005, de 20 de diciembre, integral contra la violencia de género de la Comunidad de Madrid, 2021 [consultado 29 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/pdf/2006/BOE-A-2006-3667-consolidado.pdf
  5. SAMUR-Protección Civil. Manual de Procedimientos: Asistencia psicológica en violencia de género, 2020 [consultado 29 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Emergencias/Samur-PCivil/Samur/ApartadosSecciones/01_AcercaSAMURProteccionCivil/Ficheros/manualSamur.pdf
  6. SUMMA 112. Secciones: Violencia de Género, 2021 [consultado 29 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.comunidad.madrid/hospital/summa112/ciudadanos/violencia-genero
  7. Protocolo común para la actuación sanitaria ante la Violencia de Género. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 2012 [consultado 30 de junio de 2021]. Disponible en: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/profesionalesInvestigacion/sanitario/docs/PSanitarioVG2012.pdf
  8. Protocolo de Actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de Coordinación con los Órganos Judiciales para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica y de Género. Gobierno de España, 2005 [consultado 30 de junio de 2021]. Disponible en: https://violenciagenero.igualdad.gob.es/profesionalesInvestigacion/juridico/protocolos/docs/Protocolo_Actuacion_Fuerzas_Cuerpos_Seguridad_Coordinacion_Organos_Judiciales.pdf
  9. Organización Mundial de la Salud (WHO). Propuesta de la Organización Mundial de la Salud de atención en caso de violencia de pareja. 2002 [consultado 17 de septiembre de 2021]. Disponible en: https://www.who.int/violence_injury_prevention/violence/world_report/es/summary_es.pdf
  10. Atención de salud para las mujeres que han sufrido violencia de pareja o violencia sexual. Manual clínico, 2014. OPS/FGL/16-016 [consultado 17 de septiembre de 2021]. Disponible en: https://iris.paho.org/bitstream/handle/10665.2/31381/OPSFGL16016-spa.pdf?ua=1
  11. López Ventura M. Violencia de género y emergencias sanitarias: buscando la mejor atención para las víctimas, Zona TES 2013;2(3) [consultado 17 de septiembre de 2021]. Disponible en: /es/revista-zona-tes/menu-revista/numeros-anteriores/vol-2--num-3--julio-septiembre-2013/articulos/violencia-de-genero-y-emergencias-sanitarias-buscando-la-mejor-atencion-para-las-victimas.aspx

 

 

Volver al sumario

© 2020 Sirá Ediciones S.L.