11,7 créditos

Buscar:

BLEVE en botella de propano

 

Alfonso Muñoz

Cabo de Bomberos del Ayto. de Alcorcón. Madrid. España.

 

 

Este incidente sucedió en abril de 2012 en California. Se trata de un vehículo pickup que lleva en su parte trasera una botella de propano. Las altas temperaturas provocaron una subida de la presión interna en el recipiente que hizo saltar la válvula de seguridad. El conductor del vehículo, al escuchar el silbido de la fuga, intentó manipular la botella para que dejase de fugar. No sólo no es acertada esta maniobra sino que la electricidad estática provocó que esa fuga se incendiase.

Cuando una válvula de seguridad actúa, libera el exceso de presión y vuelve a cerrarse cuando la presión en el recipiente es segura. Al incendiarse la fuga y por tanto el vehículo sometemos al recipiente a una elevación de temperatura. El recipiente contiene el producto, propano en este caso, tres cuartas partes en estado líquido y un cuarto en fase gas aproximadamente. Todo el calor que recibe el recipiente es bien absorbido por la fase líquida que hierve y pasa a fase gas, provocando aumento de presión y liberación por la válvula de seguridad.

El problema es cuando las llamas inciden en la parte del recipiente que no contiene líquido, bien porque el incendio incide en la parte superior del recipiente, o bien porque ya se ha consumido la mayor parte del producto como consecuencia de las liberaciones. Es aquí cuando la chapa del recipiente no puede transmitir ese calor que está absorbiendo. Ello provoca un debilitamiento mecánico en esa zona. Cuando el recipiente no puede soportar la presión por el debilitamiento sobreviene la BLEVE (acrónimo inglés de boiling liquid expanding vapour explosión. Explosión de vapores que se expanden al hervir el líquido): el recipiente se fractura, baja la presión interior, como consecuencia de esa bajada todo el producto que estaba en fase líquida ebulle de forma súbita (ya no hay una presión que le obligue a seguir en estado líquido) expandiéndose cientos de veces como consecuencia del cambio de estado.

Al llegar al lugar del suceso respetaremos la zona caliente delimitada por los bomberos y usaremos nuestros vehículos como parapetos, para prevenirnos de posibles fragmentos rotos del recipiente. Esta distancia variará en función del tamaño del recipiente. Para camiones cuando exista el riesgo de BLEVE hablamos de más de 600 metros.

Volver

Suscríbete a Zona TES

Revista Zona TES

Guía conducta suicida

Movilizaciones e inmovilizaciones

Zona TES Julio-Septiembre 2017

© 2017 Sirá Ediciones S.L.