Batallas de una ambulancia - tienda ZONA TES

Buscar:

El ahogamiento nunca es incompleto, seco o secundario

 

Ayoze Sánchez Silva

Enfermero de ambulancia sanitarizada. Las Palmas. España.

Director editorial de Zona TES

@AWH061

 

En 2018 murieron 372 personas por ahogamiento en España.

 

 

En esta época del año es muy frecuente ver noticias donde se habla de pacientes casi ahogados o ahogados de forma incompleta, también podemos encontrarnos con los famosos ahogamientos secos o secundarios. ¿Es correcto hablar en estos términos? Definitivamente no lo es, y para hablar de ello nos hacemos eco del editorial titulado “Drowning is never dry” (El ahogamiento nunca es seco), escrito por Andrew Schmidt publicado en la revista Expert Review of Respiratory Medicine, en el número 13 de este mes de marzo de 20191.

 

La actual definición de ahogamiento parte de la preocupación de la comunidad científica cuando en 2002 se llegó a la conclusión de que una definición unificada era urgente, después de descubrir que se manejaban 33 definiciones diferentes en la literatura científica. ¿Cómo se puede hablar de un concepto con precisión con tal disparidad de definiciones?

 

El ahogamiento es un proceso patológico traumático que conduce rápidamente a la hipoxia y a la parada cardiorrespiratoria. Desde el punto de vista pulmonar, los procesos que contribuyen a la hipoxia incluyen obstrucción de las vías respiratorias, lavado del surfactante alveolar (imprescindible para mantener el alveolo abierto), atelectasia (el colapso del alveolo), problemas de la perfusión y de la ventilación pulmonar (la sangre pasa por el pulmón, pero no se oxigena) y edema pulmonar (el agua ocupa el alveolo y no permite el intercambio de gases).

 

En 2005 se publicó la actual definición de ahogamiento que fue elaborada por el equipo de Van Beek para la Organización Mundial de la salud (OMS) y es la siguiente: “El proceso de experimentar insuficiencia respiratoria debido a la inmersión en un líquido”. En inglés se usan dos palabras diferentes para la inmersión (immersion) del cuerpo entero y para la entrada en el agua sólo de una parte del cuerpo que involucra obligatoriamente la cara y las vías respiratorias (submersion).

 

La definición propuesta en 2005 implica varios elementos que son interesantes de analizar, por ejemplo, el ahogamiento siempre debe involucrar un medio líquido, el proceso comienza en el momento de la inmisión y existe una insuficiencia respiratoria inmediatamente posterior al episodio que puede incluir cualquier trastorno involuntario de la función respiratoria que puede ir de una tos sostenida hasta la parada respiratoria. Además, los autores recomendaron no continuar usando los términos añadidos tales como casi, seco, húmedo, retrasado y secundario. También se hizo hincapié en que el término “casi ahogamiento” usado para describir a un paciente que sobrevive a un ahogamiento debe ser sustituido por ahogamiento no fatal, aunque en todo caso debe existir una insuficiencia respiratoria que evidencie el episodio de ahogamiento.

 

Si te interesa este tema, en la revista de Zona TES podrás encontrar algunos artículos sobre este y otros temas relacionados.

 


 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Andrew Schmidt, Seth Hawkins & Linda Quan (2019) Drowning is never dry, Expert Review of Respiratory Medicine, 13:4, 313-315, DOI: 10.1080/17476348.2019.1589373

 

Volver

Suscríbete a Zona TES

Revista Zona TES

Movilizaciones e inmovilizaciones

Zona TES Octubre-Diciembre 2017

© 2019 Sirá Ediciones S.L.