ZONA TES.  REVISTA DE FORMACIÓN PARA TES

Buscar:

Es el momento de ingresar en la Orden Civil de Sanidad

Ayoze Sánchez Silva

Co-director de Zona TES
Enfermero de ambulancia sanitarizada. Las Palmas. España

@AWH061

 

En Zona TES tenemos el placer de tener entre nuestros colaboradores frecuentes a Juan Luis de Castellví (@jldecastellvi), quien nos hizo llegar una carta al editor cuando ya teníamos cerrada la edición del número anterior, el casi monográfico sobre COVID19.

 

En esta carta Juan Luis nos habla de algo que es desconocido para el 99 % de los que trabajamos en las emergencias extrahospitalarias, algo en lo que no pensamos cuando nos dedicamos en cuerpo y alma a nuestros pacientes pero que está ahí, que se otorga muy de vez en cuando a civiles en circunstancias extraordinarias: La Orden Civil de Sanidad.

 

Esperemos que disfrutes de la lectura de la carta, que es un adelanto de la versión que publicaremos en papel del próximo número, tanto como lo hemos hecho nosotros.

 

Independientemente de otras consideraciones creemos que es un merecido reconocimiento.

 

Nota del Editor: Esta carta llegó a la redacción de la revista con anterioridad a la concesión del premio Princesa de Asturias de la Concordia a los sanitarios españoles en primera línea contra el COVID-19.

 


 

AVANCE ONLINE DE ARTÍCULO EN PRENSA

Es el momento de ingresar en la Orden Civil de Sanidad

Juan Luis de Castellví Guimerá

Técnico en Emergencias Sanitarias. Bruselas. Bélgica.

@jldecastellvi

 

> DESCARGAR EN FORMATO PDF <

 

La Orden Civil de Sanidad es la máxima condecoración civil española que se concede, como honor, distin-ción y reconocimiento públicos, para premiar méritos, conductas, actividades o servicios relevantes o ex-cepcionales, en el ámbito de la sanidad1.


Por una parte, el trabajo de los sanitarios suele ser el gran olvidado. La gente quiere dejar atrás lo antes posible una situación que ha sido terrible, así que normalmente salen del hospital sin mirar atrás o, con suerte, agradecen la labor del último equipo que los ha atendido durante más tiempo, aunque previamen-te hubieran pasado por una ambulancia, un servicio de urgencias o una unidad de cuidados intensivos has-ta llegar a la planta. Y esta crisis no iba a ser diferente.


Por otra parte, el sistema fragmentado de salud de España, con la dependencia de cada comunidad autó-noma y, dentro de estas, la subcontrata de todo o parte del servicio de atención de emergencias extrahos-pitalarias, hace que muchos profesionales queden fuera incluso del sistema de felicitaciones internas del Servicio Público de Salud, en los lugares donde existe. Antes de seguir, vaya por delante que el reconoci-miento más importante que puede recibir el personal sanitario en España es tener contratos y salarios dignos, pero todo eso no está reñido con otro tipo de recompensas.


La pandemia de la COVID-19 exige un reconocimiento generalizado a la labor de los profesionales de la salud, que podrá variar de acuerdo al nivel de riesgo que haya sufrido cada cual, pero que es indiscutible y se trata del ingreso en la Orden Civil de Sanidad, el más alto reconocimiento público a la labor abnegada de los sanitarios en España, ya que esta recompensa nace precisamente para casos como el que estamos viviendo: «La Orden Civil de Sanidad, que continúa la tradición de la antigua Cruz de Epidemias, tiene por finalidad premiar los servicios y méritos relevantes de carácter sanitario o prestados con motivo de la asistencia a luchas sanitarias o epidemias […]».


Para ser merecedor de dicha condecoración en alguna de sus categorías, hay una lista de cuestiones entre las que optar y todas parecen relevantes en la situación actual:

  • 4.1 Haber dirigido o realizado actividades de prevención de enfermedad o accidentes, promoción de la salud o educación sanitaria de la población, con destacado acierto y notoria oportunidad, evitando graves peligros para la salud pública o mejorando sensiblemente las condiciones de salud de la población.
  • 4.2 Haber prestado atención o asistencia sanitaria, de forma eficaz y relevante, en supuestos importan-tes de crisis o emergencias sanitarias o con dedicación continuada y permanente y ejemplar al servicio de la comunidad.
  • 4.3 Haber sufrido accidentes o contraído enfermedades graves por causa y en beneficio de funciones sa-nitarias o asistenciales.
  • 4.4 Haber descubierto o utilizado por primera vez un producto, técnica o procedimiento cuya eficacia o utilidad sanitaria merezca un juicio general favorable.
  • 4.5 Haber realizado estudios, investigaciones o trabajos de notorio mérito y utilidad en el ámbito sanita-rio o asistencial.
  • 4.6 Haber prestado servicios extraordinarios o de notoria utilidad para los intereses generales de salud de la comunidad.


Desde los profesionales que han llevado a cabo campañas de difusión del correcto lavado de manos y el uso de mascarillas, hasta los investigadores que han encontrado métodos para optimizar medios en los hospitales durante los momentos de escasez de respiradores, pasando obviamente por los compañeros que han enfermado, fallecido y cualquiera de los miles de profesionales sanitarios que han estado traba-jando sin descanso y que siguen haciéndolo mientras yo escribo estas líneas.


Si bien el procedimiento puede iniciarse de oficio por parte del Ministerio de Sanidad, es bastante impro-bable que suceda, pero sí que lo pueden solicitar también los colegios profesionales, las asociaciones de técnicos, los sindicatos e incluso los órganos directivos. Todas las gerencias deberían tramitar estas solici-tudes con la lista del personal que está trabajando durante la crisis sanitaria más grave que recuerda cualquier persona viva en nuestro país. En el expediente de solicitud debe constar la siguiente información:

  • 3.1 Los méritos y circunstancias que concurren en el candidato, con referencia al apartado correspondien-te del artículo 4.º, e indicación de los aspectos más relevantes o significativos.
  • 3.2 La ausencia o irrelevancia de faltas, infracciones o antecedentes negativos que invaliden o desmerez-can los méritos mencionados.
  • 3.3 Los informes que, en cada caso, resulten oportunos. Cuando se trate de funcionarios públicos será preceptivo el informe del Departamento, Entidad u Organismo del que dependan.
    Cuando se trate de trabajadores extranjeros, será preceptivo el informe favorable del Ministerio de Asun-tos Exteriores.
  • 3.4 La relación o referencia de los demás honores, distinciones o condecoraciones que posea el candida-to.
  • 3.5 La conformidad del interesado. Cuando no conste previamente, la concesión se entenderá condiciona-da a la aceptación.


Lamentablemente, el Real Decreto que regula la Orden Civil de Sanidad limita el número de concesiones que se pueden hacer cada año en un máximo de 85, entre Grandes Cruces, Encomiendas con placa, Enco-miendas y Cruces Sencillas, por lo que el Gobierno debería regular la excepcionalidad del caso para poder hacerlo con un número indeterminado por causa del coronavirus o, en su defecto, usar la medalla al méri-to de la Protección Civil. Aunque tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección Civil en 2015 está pendiente del desarrollo de las condiciones para otorgar esta recompensa, por el momento se sigue usan-do el baremo establecido hasta esa fecha y sigue vigente la Orden de la Medalla de Protección Civil de 1982; los pasos son similares a la Orden Civil de Sanidad, pero teniendo que dirigirse las peticiones a la Delegación del Gobierno en cada comunidad autónoma, al ser una recompensa otorgada por el Ministerio del Interior.


Es de justicia, es de honor, esperemos que se conceda el tan merecido reconocimiento a los sanitarios que han fallecido, resultado contagiados y, por supuesto, a los que siguen al pie del cañón después de meses de arduo trabajo en una condiciones profesionales y personales como nadie recuerda en España.

 

[1] Artículo 1 del Real Decreto 1270/1983, de 30 de marzo, por el que se regula la Orden Civil de Sanidad.

 


BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA

  • Real Decreto 1270/1983, de 30 de marzo, por el que se regula la Orden Civil de Sanidad. Publicado en el BOE de 21 de mayo de 1983.
  • Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil. Publicada en el BOE núm. 164, de 10 de julio de 2015.
  • Real Decreto 407/1992, de 24 de abril, por el que se aprueba la Norma Básica de Protección Civil. Publicado en el BOE del 1 de mayo de 1992.
  • Orden de 13 de abril de 1982 por la que se crea la Medalla al Mérito de la Protección Civil. Publicada en el BOE núm. 93, de 19 de abril de 1982.
  • De Castellví JL. Condecorar a los sanitarios (2018). Blog Emergencias112. Disponible en: https://delodivinoylohumano.wordpress.com/2018/ 06/08/condecorar-a-los-sanitarios/

 

 

Volver

Suscríbete a Zona TES

Revista Zona TES

Movilizaciones e inmovilizaciones

Zona TES Octubre-Diciembre 2017

© 2020 Sirá Ediciones S.L.