Batallas de una ambulancia - tienda ZONA TES

Buscar:

¿Es la hora dorada un mito que debe ser derribado?

Ayoze Sánchez Silva

Enfermero de ambulancia sanitarizada. Las Palmas. España.

Director editorial de Zona TES

@AWH061

 

La hora dorada se define como “la primera hora después de la lesión que determinará en gran medida las posibilidades de supervivencia de una persona gravemente lesionada”. Es un concepto que nace a mediado de los años 70 del siglo pasado de la mano de R. Adams Cowley, con un claro objetivo, poner de manifiesto las deficiencias de los servicios de emergencias extrahospitalarios de la época, donde no existía un sistema de emergencias extrahospitalarias desarrollado y tampoco existían muchos centros hospitalarios para la atención del paciente politraumatizado (Trauma Centers).

 

Adams Cowley fue el primer cirujano en investigar en profundidad el shock en las víctimas de trauma y fundó el primer Trauma Center en 1958 en Maryland, con una partida presupuestaria de 100.000 dólares donados por el ejército de los EE UU. Cowley fue el primero que postuló en 1957 por el concepto de hora dorada, y además fue el primero que usó helicópteros en el entorno civil para la asistencia y evacuación de víctimas de trauma en el entorno civil, en 1969.

 

El trauma grave presenta complicaciones, desde el punto de vista quirúrgico, que pueden poner en peligro la vida del paciente en un corto periodo de tiempo. Es razonable pensar que un transporte rápido al servicio de urgencias de un hospital aumentará las posibilidades de supervivencia. Originariamente se habló de un periodo de una hora, la hora dorada, pero recientes estudios indican que este periodo de tiempo fue puesto de forma arbitraria y que no existe evidencia científica para apoyar tal periodo de tiempo, pero ¿esto significa que el concepto en si es erróneo?

 

Existen estudios que aportan evidencia a favor y en contra del concepto de hora dorada, esto debe ser analizado por separado para tratar de entender cada uno de los argumentos esgrimidos tanto por los detractores como por los que están a favor. Comenzando por estos últimos podemos referirnos a varios estudios científicos elaborados a lo largo de los años 90 del siglo pasado y 2000 que apoyaban la evidencia de la hora dorada como elemento de utilidad en la atención en emergencias. Los estudios demostraron que un periodo de tiempo superior a 60 minutos entre el accidente y el ingreso del paciente en el hospital disminuye la supervivencia en pacientes con riesgo moderado y alto de mortalidad, sobre todo en pacientes con lesiones graves en cabeza, tórax y hemorragia intraabdominal.

 

En contra del concepto de hora dorada, o por lo menos de su utilidad, nos encontramos a partir de 2010 estudios en los EE UU y en Europa que no vinculaban la mortalidad con un periodo más corto de transporte al hospital. Lo que sí hallaron estos estudios es un aumento en la tasa de accidentes y de mortalidad de los profesionales de los servicios de emergencias debido a las prisas vinculadas a los tiempos de transporte breves. Es más, la alta velocidad no sólo afecta a la seguridad de los trabajadores; un estudio de 2010 demostró que un aumento en la velocidad de la ambulancia disminuye por ejemplo la calidad de las compresiones torácicas.

 

Las conclusiones de los diferentes estudios consultados son contradictorias, pero no necesariamente incompatibles entre ellas. En primer lugar, hay que dejar claro que no existe una única hora dorada para todos los pacientes víctimas de trauma, sino que existe un periodo de tiempo marco para cada una de las patologías traumáticas que coexisten y que ponen en peligro la vida del paciente. En segundo lugar, es muy difícil evaluar el periodo que va desde el inicio de la lesión hasta la muerte del paciente, por lo que es lógico pensar que cuanto menor sea el tiempo entre el inicio de la lesión y el ingreso del paciente en un hospital, mejorarán las probabilidades de supervivencia. En tercer lugar, no se puede desacreditar la hora dorada, relajarse con los tiempos puede dar lugar a un aumento en la mortalidad de las víctimas de trauma. Varios estudios demuestran que hay que valorar muy bien las repercusiones que pueden traer los cambios en el modelo actual de asistencia prehospitalaria. No obstante, no debemos olvidarnos del personal de los servicios de emergencias que se juegan la vida todos los días en las carreteras y los cielos de todo el mundo, que se esfuerzan continuamente en reducir los tiempos de respuesta, sufriendo accidentes –hasta 3 veces más frecuentemente que el resto de los conductores profesionales– y muriendo por ello, hasta 5 veces más que el resto de conductores profesionales.

 

El ejército de los EE UU ha resumido muy bien este nuevo enfoque de la hora dorada con el concepto “2015 y más allá” (del inglés, 2015 and beyond): “El concepto tradicional (antes de 2015) de la hora de oro se basa en el movimiento de la persona lesionada a una ubicación fija o escalón de atención dentro de los primeros 60 minutos. El concepto evolucionado en “2015 y más allá” implica brindar una capacidad de resucitación avanzada a la persona lesionada dentro de una hora, independientemente de la ubicación o el nivel de atención.”

 

¿Te ha interesado el tema y quieres profundizar? Aquí tienes más artículos donde leer sobre la hora dorada:

Volver

Suscríbete a Zona TES

Revista Zona TES

XXXI Congreso SEMES

Movilizaciones e inmovilizaciones

Zona TES Octubre-Diciembre 2017

© 2019 Sirá Ediciones S.L.