ZONA TES.  REVISTA DE FORMACIÓN PARA TES

Buscar:

La pandemia del COVID-19 en las residencias de ancianos

Ayoze Sánchez Silva

Co-director de Zona TES
Enfermero de ambulancia sanitarizada. Las Palmas. España

@AWH061

 

Fotografía: Olmo Calvo /MSF

 

 

El día en que la prensa publica que España lidera en Europa la mortalidad por la Covid-19 en las residencias de ancianos, queremos tener un recuerdo para todas aquellas personas que han fallecido indignantemente en estos centros.

 

Publicamos a continuación una carta de Ximena Di Lollo, médico de Médicos Sin Fronteras (MSF), que nos han hecho llega desde esta ONG a la que tenemos profundo respeto y admiración.

 

Ximena Di Lollo, médica y coordinadora de Atención a Mayores en Residencias de Médicos Sin Fronteras contra la pandemia de Covid-19 en España, ha asesorado a las residencias de mayores en la evaluación de riesgos y en la puesta en marcha de medidas de higiene y protección para reducir la transmisión y los contagios por COVID-19, y en su carta relata cómo han pasado la pandemia ayudando en una residencia de mayores, partiendo de cero y con todo en contra y como poco a poco consiguieron sacar adelanta a los residentes. La carga emotiva de la carta es patente y refleja los sentimientos que hemos tenido todos, en mayor o menor medida, en esta crisis.

 

No dejes de leer la carta y si puedes, apóyales para que sigan haciendo su encomiable labor humanitaria.

 

Médicos Sin Fronteras es una organización no gubernamental (ONG) cuya función es llevar a cabo ayudas de tipo médico humanitario por todo el mundo. Tienen una gran presencia en nuestro país y en Zona TES colaboramos con ellos mediante la inserción de publicidad en nuestra revista de forma gratuita.

 


 

 

Me pondría un EPI solo para abrazar
a alguien

Por Ximena Di Lollo, médica y coordinadora de Atención a Mayores en Residencias de Médicos Sin Fronteras contra la pandemia de Covid-19 en España. Di Lollo recuerda la llamada de alerta una de las primeras residencias que habían visitado, la situación de los residentes había empeorado, y la experiencia cuando volvió con su equipo.

 

Pido a mi compañera enfermera que venga conmigo, que los mayores más graves se han quedado solos y tenemos que ir a ver cómo se encuentran. El principio médico y humano dice que no se deben modificar las rutinas de las personas mayores, que no hay que sacarlas de lo que conocen… y de pronto este bicho viene a cambiarlo todo. Les cambiamos de sitio, cambian las personas que les cuidan por miedo o enfermedad, cambiamos el contacto que tienen con sus familias (no puedo imaginar que al final de mi vida no pudiera tener cerca a los que más quiero), modificamos la comunicación con sus familias que pasa del ámbito íntimo a la virtualidad de una videollamada.

 

Al llegar a la residencia hay una pequeña transición —un momento extraño en el que el mundo se para— antes de pasar de un lugar a otro. Un momento que dura el tiempo de ponerte el traje de protección, los guantes y subir las escaleras.

 

Entonces, caes en la cuenta, no hay reloj, no hay teléfono, no hay plan que sea más importante que el de ser y estar ahí, en ese preciso momento, como si nada más existiera.

 

En ese momento, el objetivo ya no son los planes que tenías como responsable de equipo de residencias de Médicos Sin Fronteras. El crear un modelo intervención sanitaria para residencias con la mayor capacidad y el mayor impacto posible y que pudiéramos aplicar a otras zonas del país para salvar todas las vidas posibles.

 

El objetivo, deja de ser ese. Y se humaniza. Lo hace a una velocidad increíble: tiene cara, ojos, miedo, desasosiego y desorden. Y nosotras humildemente empezamos a realizar nuestro trabajo. Primero a ordenar y ordenarnos. ¿Quién es quién? ¿Dónde está cada uno? ¿Cuál de todos, de los 20 que están en esta residencia, necesita ser atendido con más urgencia? ¿Cuáles han fallecido?

 

Con más orden, gracias sobre todo al perfeccionismo de mi compañera, empezamos la visita. Pero ya no hay estrategia ni táctica. Los momentos se cuentan en miradas, en manos que sostienes, en caricias que calman el miedo, también el mío. Entramos en una intimidad indescriptible. Nunca seré capaz de contarla.

 

Los ojos cerrados de Laia se abren cuando escucha la voz de su hijo al teléfono. No es capaz de hablar, pero su rostro revive, como si los pequeños capilares que cruzan su piel trasparente se llenaran súbitamente de sangre y oxígeno. Salimos todos de la sala, intentamos, en la medida de lo posible y en estas circunstancias, crear un espacio lo más sereno e íntimo posible. Solo alguien se queda para sostener el teléfono. Toca decir a hijos, esposos, sobrinos y nietos, lo más amablemente que podemos —como nos han enseñado nuestras compañeras Carme y Cristina, doctora especialista en paliativos y psicóloga, respectivamente— que esta puede ser la única oportunidad de decirles a sus seres queridos lo que necesiten, que no importa si alguno no contesta, que no se preocupen por las palabras, que aprovechen este momento único.

 

Muchos de los residentes se aferran a nuestras manos como si fueran las de quien está del otro lado de la pantalla del teléfono. Otros dicen que están bien, que los que están cansados son sus cuidadores y algunos, increíblemente, logran mantener una conversación. En todos, sin excepción hay un cambio imperceptible a simple vista pero que llena el ambiente de algo parecido a la luz o, sea lo que sea que es, se parece a la luz.

 

Las confesiones de miedo, las preguntas por sus compañeros, las peticiones de un vaso de agua, el abrazo que me da la mujer más dulce que haya conocido jamás en un pasillo, las voces llenas de amor de los adioses, la gratitud por la vida, las promesas de reencuentros se mezclan dentro de mí de un modo extraño.

 

Estos momentos honorables a los que asistimos firmes y rotas al mismo tiempo, tristes pero honradas, me recuerdan a mi primer día en la Facultad de Medicina, cuando un profesor muy serio nos dijo: “sanar, sanaréis a algunos; pero vuestra verdadera misión será acompañar en la vida y en la muerte, con el mayor respeto del que seáis capaces”, y así ha sido.

 


Médicos Sin Fronteras (MSF) ha asesorado a las residencias de mayores en la evaluación de riesgos y en la puesta en marcha de medidas de higiene y protección para reducir la transmisión y los contagios. Para ello, ha diseñado, en coordinación con los trabajadores de estos centros, zonas diferenciadas para pacientes positivos y negativos, y circuitos para el personal. Además, ha facilitado formación sobre el empleo de equipos de protección y acompaña en intervenciones de desinfección junto a otros actores como cuerpos de bomberos. Los equipos de MSF han dado apoyo a más de 500 residencias de mayores.

Volver

Suscríbete a Zona TES

Revista Zona TES

Movilizaciones e inmovilizaciones

Zona TES Octubre-Diciembre 2017

© 2020 Sirá Ediciones S.L.