11,7 créditos

Buscar:

Summarios: la historia

 

Javier Fuentes Izquierdo

www.summarios.com

 

 

No soy nada más que un humilde técnico -y por desgracia en el tiempo que vivimos cada día más humilde-, y si miro ahora hacia atrás en el tiempo veo el camino recorrido y me da vértigo, casi tanto como el que me da al mirar adelante. Y es que pese a ser similar al de todos, el mío tiene más trabas pero también muchas alegrías y no es porque yo me crea más que tú o que nadie, sino porque soy un Técnico 2.0. Y 2.0, no porque lleve dos vidas, aunque casi, sino porque me muevo en doscerolandia -la red de redes-, con más o menos soltura desde hace bastante tiempo y si de algo hablo es de mi trabajo.

 

Mi nombre de guerra es Tamagochi, algunos también me conocéis como Javier Fuentes  y el resto como “el de Summarios”. Hace ya la friolera de 8 años largos inicié esta andadura que no sabía si llegaría lejos o quedaría por el camino y que me ha sorprendido estando a punto de entrar en  la pubertad. Pero esto se remonta aún más atrás.

 

No quisiera quedar como el “abuelo cebolleta” pero todo esto empezó en 1998 cuando, tras sufrir accidente de tráfico en el que estuve desamparado por la falta de medios de la zona de la sierra salmantina de Béjar, decidí que eso no le pasaría a nadie más, al menos no en mi turno. Y este idealismo me llevó, como a muchos, a la sección de Socorros y Emergencias de la Cruz Roja. De ahí pasé por varias bases y puestos, formé a nuevos voluntarios y estuve dando cursos en colegios, divulgando lo que de afición se convirtió en forma de vida. Durante seis meses conocí también la rama voluntaria de Samur-Protección Civil, aunque finalmente me volví a la Cruz Roja por vocación.

 

Pasé por el mundo de la privada y, tras un breve paso por el centro coordinador de Cruz Roja (CPC), finalmente conseguí mi meta de llegar a la pública donde ahora desarrollo mi labor: en el Summa 112. Sólo el futuro sabe donde acabaremos, pero el caso es que un frío noviembre de 2004 empecé a hacer mis primeras guardias en esta institución, y quizá por desempeñarlas en un coche de enfermería de un municipio no muy lejano y pasar después a un coche médico de un pueblo muy muy lejano, empecé a notar algunas carencias.

 

La distancia hacía que no nos enterásemos de qué acontecía en nuestra empresa, o se enteraba algún turno y el resto no, porque no sucedían las cosas durante su guardia y al no haber ni relevo ni solape ¡qué tan necesario sería!, no había forma de compartir la información. Yo, que llevo en doscerolandia desde 1999, me fui al lugar donde se encontraba casi todo: Internet. Cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí que no teníamos página web. Comenté con mi compañero lo interesante que sería disponer de algún sitio donde compartir inquietudes, información y donde quedara constancia de las cosas que sucedían relacionadas con la empresa. Y ya que yo era webmaster aficionado a modo de hobby, y emprendedor como no hay dos, pese a los tropiezos que he tenido, me puse manos a la obra.

 

Esta figura del emprendedor, y más si es dentro de una empresa, lo que se conoce como intraemprendedor, no es una característica que se valore demasiado en nuestra piel de toro, pero una vez más, la desempolvé para acudir a las oficinas centrales para hablar con nuestro Gerente. Llevaba cuatro meses en la empresa, por lo que como imaginaréis no conocía a nadie más que a mis compañeros y poco, pero eso no me desanimó, y un buen día, con mi web montada en un subdominio de mi Portal de Ocio, me planté allí. Mi gerente me recibió, pese a no acudir con cita previa, y desde la cuarta planta de la gerencia fui bajando piso por piso y despacho por despacho enseñando la web y pidiendo permiso y ayuda para poder publicitarla. El permiso se me dio enseguida por lo que ese mismo día empapelé la sede central, con el montón de carteles que llevaba explicando qué era http://summa.paginadeinicio.net (este subdominio ya no existe). Finalmente sólo recibí colaboración del departamento de Formación, por parte del entonces Director.

 

La verdad es que esta colaboración fue realmente importante porque dicho departamento me enviaba la programación de cursos, que yo colgaba en la web para que todo el que entrara pudiera tener acceso, y de esta forma que la información llegara a todo el mundo, cosa que lamentablemente no pasaba. También creé un sistema para solicitar los cursos desde la web, ya que hasta entonces había que bajar a las oficinas lo que, entre otras cosas, al estar en la capital del reino era harto difícil para los que vivíamos fuera. A esto se sumó que mucha gente entraba a la web por curiosidad, otros porque me han dicho, o este amigo mío ha comentado que..., el caso es que al final fuimos creciendo.

 

Poco a poco fui cambiando la web y llegó un momento en el que ya no daba abasto por el volumen de movimiento que generó. Las expectativas se vieron desbordadas y esto fue bueno, pero a la vez se estaba haciendo complicado de manejar. Por este motivo busqué ayuda, y cómo no, lo hice entre los usuarios de la página que veía más cabales y capaces, pero claro era hacer algo voluntariamente pues en Summarios no cobramos nadie, y yo de hecho más bien cuesta dinero. Esto lo ponía difícil pero rápidamente se apuntaron al carro los compañeros que hoy seguimos administrando la web: Quetecuen, Chema, Pepesumma, Jlp y por detrás el pequeño Tamagochi que os está hablando.

 

Me gustaría deciros que todo fue maravillosamente y así ha sido hasta ahora pero lamentablemente no es el caso.

 

La web siguió creciendo y finalmente compramos nuestro dominio www.summarios.com que es el que mantenemos. Por iniciativa popular en unas navidades hicimos una cena para los Summarios (de hecho en el foro sigue el post y las fotos) posteriormente sacamos unas camisetas de Summarios que tuvieron bastante éxito. Esto y que la gente siguiera pidiéndolas cuando se acabó el plazo hizo que montara la Tienda de Summarios (http://tienda.summarios.com), donde aparte de los productos personalizados de Summarios, empezamos a incluir electromedicina, botiquines, etc, hasta convertirse en lo que es hoy, una tienda especializada en material sanitario y para servicios de urgencias y emergencias, pero en la que nos comprometemos a conseguir todo lo que nos pidan nuestros clientes. De esta forma “los summarios” podían comprar productos fiables y buscados y con el dinero ayudaban a mantener la web online. También empecé a encontrar anunciantes para la web pero dado lo competitivo de los precios y los gastos de la web sigue sin ser rentable, aunque espero que esto cambie.

 

Pese a lo que muchos suelen pensar, y así me lo han comentado, mantener una web como Summarios no es un negocio, al menos no para mí o no por el momento (eso espero al menos). Hasta ahora los gastos nos comen y subsistimos gracias a donaciones de compañeros, a las ventas de nuestra tienda (podéis animaros a colaborar de ambas formas) y a mi propio patrimonio personal que dista mucho de ser desahogado. Pero si algo vence a todo esto es la ilusión.

 

Respecto al foro fue creciendo y las polémicas también. Empezaba a haber peleas que por nuestra inexperiencia, quizá, y por mi falta de tiempo y rapidez, seguro (era el único con poder para bannear usuarios), se volvieron una constante y lograron que el trabajo de años casi se fuera al traste. Especial mención en este campo tendrían varios usuarios a los que finalmente tuvimos que echar de la página por sus faltas de respeto y ataques indiscriminados, pero el daño estaba hecho.

 

Los técnicos tuvimos nuestro granito de culpa en la polémica de nuestra profesión que algunos pretenden enfrentar con la de enfermería, en lugar de complementarnos. Esto encendió mucho los ánimos en todas las categorías. Las polémicas Samur-Summa generaron estériles debates que también hicieron que los “Samurais” que nos seguían abandonaran la web, algunos bastante colaboradores y que nos informaban sobre su servicio y nos daban su punto de vista. Las constantes disputas entre voluntarios y contratados…etc. Estos son solo algunos de los temas candentes que propiciaron nuestra caída en desgracia. La gente seria que nos seguía se fue cansando de las faltas de respeto, de las incongruencias, de los usuarios que entraban con varios usuarios distintos cuando se le baneaba uno, etc.

 

Me replanteé la página y a punto estuve de abandonarla, pues estas discusiones estaban afectando a mi vida personal y quitándome el ya de por si insuficiente tiempo que tenía para mi familia, pero finalmente opté por cambiar. Cambié todo el sistema de foros, instalando uno que nos permitiera tomar medidas a todo el equipo y a la vez que fuera más potente para asumir el número de usuarios que teníamos en nuestros mejores tiempos. Amplié las opciones de la página, y replanteé la estrategia de Social Media. Añadí más servicios, entre ellos una blogosfera de Urgencias y Emergencias (http://www.summarios.com/blog) en la que poder estar informado de las noticias relacionadas.

 

Con todo esto y lo que se me olvida, reinauguramos Summarios, con la pega de que al ser sistemas distintos no se pudieron traspasar los usuarios, lo que forzaba a todos los usuarios a registrarse de nuevo y originó que muchos no lo hicieran y volvimos a perder usuarios. Sin embargo, y como no hay mal que por bien no venga, muchos de estos usuarios conocidos en el mundo virtual como “trolls” por su “ansia” de caldear los ánimos, por decirlo finamente, quizá por desidia desistieron de registrarse de nuevo en la web, por lo que también dejaron de armar aquéllas discusiones por las que huyeron los buenos usuarios, y con esto ganamos en tranquilidad, calidad y aportaciones.

 

Con todo esto, como podéis ver, no son pocas las situaciones intensas que hemos pasado en Summarios y no todas han sido agradables, sin embargo no podemos desandar lo andado. A día de hoy, pese a todo, el balance es más que positivo y a las cifras me remito. Somos más de 2.000 usuarios relacionados con el mundo de las urgencias y emergencias a nivel internacional, y de multitud de cuerpos relacionados. Tenemos más de 35.000 mensajes de los temas que nos interesan, y de un pequeño foro hemos pasado a un portal que incluye la Web, el Foro (mucho más potente), una blogosfera de urgencias y emergencias y una tienda de productos sanitarios y de electromedicina que se ha convertido en un referente del sector, y que cada día incluye nuevos productos.

 

Con Summarios llegando casi a la pubertad, hemos vivido la creación de la categoría profesional de los Técnicos en Emergencias Sanitarias. Hemos pasado por una movilidad más que agitada con paralización judicial incluida. Hemos asistido a la emisión de un Real Decreto que regula la profesión de los técnicos, y a las diferentes dificultades para implementarlo. Y también nos hemos reído lo nuestro, que tampoco hay que negarlo. Quizás, más adelante, ahonde en alguno de estos temas, si no os he aburrido mucho. Lo que os puedo asegurar es que tenemos Summarios para rato, y que todos sois bienvenidos o rebienvenidos a nuestra nueva comunidad.

Volver

Revista Zona TES

Guía conducta suicida

Zona TES Abril-Junio 2016

© 2017 Sirá Ediciones S.L.