Batallas de una ambulancia - tienda ZONA TES

Buscar:

Zona TES - Revista de formación para Técnicos en Emergencias Sanitarias

 
Volver al sumario

VEHÍCULOS Y EQUIPAMIENTOS

¡Cuidado que llega el invierno! Conducción en situaciones adversas: lluvia, hielo, nieve, viento, etc.

Enric Torres Cortina

Técnico en Emergencias Sanitarias. SUM (Servei Urgent Mèdic). SAAS (Servei Andorrà d’Atenció Sanitària). Principat d’Andorra.

 

En el artículo anterior ya vimos la importancia del mantenimiento del vehículo. Pero el vehículo no funciona solo, sino que responde a las maniobras de quien lo conduce, y se comportará en consecuencia. Muchas veces se oye decir que “el coche se ha ido; no me lo esperaba y no he podido hacer nada” o “el coche ha derrapado sin que yo hiciera nada”. Todo movimiento del vehículo es causado por nuestras acciones al conducirlo. Las causas que pueden provocar que el vehículo derrape son diferentes, por lo general, un exceso de fuerzas provocadas por el trazado de las curvas, la aceleración y el frenado.

 

Se ha de ser muy consciente de la importancia de una buena conducción en un vehículo sanitario, así como de los efectos negativos que producen tanto las aceleraciones como los frenazos y las acciones bruscas al volante para el paciente y el equipo asistencial. Así, la palabra que ha de resumir nuestra conducción es: suavidad.

 

 

Conducir en invierno con lluvia, nieve, hielo: sobreviraje, subviraje, aquaplaning, ¿qué hacer?

 

Sobreviraje

 

El sobreviraje es característico de los vehículos con tracción trasera, ya que este tipo de tracción provoca un deslizamiento del eje trasero del vehículo hacia el exterior de la curva.

 

Cómo evitarlo

Cuando se produce, lo recomendable es dejar de acelerar, a la vez que giramos el volante hacia el mismo lado en el que derrapa la parte trasera, y enderezamos la dirección en el momento en que empiece a corregirse el derrapaje. Esta maniobra se conoce con el nombre de contravolante. Es importante realizar esta maniobra con calma y seguridad, ya que si la realizamos con brusquedad, podemos salir de forma brusca hacia el lado contrario de la carretera.

 

Subviraje

 

El subviraje es característico de los vehículos con tracción delantera y se produce cuando en una curva las ruedas están giradas en el sentido de la curva, pero el vehículo se desplaza de frente.

 

Cómo evitarlo

Para evitar desplazarnos de frente en una curva, lo mejor es disminuir la velocidad antes de entrar en ella. Pero si se produce, la reacción correcta es levantar el pie del acelerador y así lograr desplazar el peso del vehículo sobre el eje delantero, con lo que las ruedas ganan adherencia. Ha de evitarse girar la dirección más de lo necesario, ya que esto sería contraproducente y facilitará que nos salgamos de la calzada.

 

Aquaplaning

 

Al pasar el vehículo por una superficie cubierta de agua, se produce un fenómeno llamado aquaplaning. Esto sucede cuando las ruedas no pueden evacuar el agua y se forma una película que se interpone entre el neumático y el asfalto, impidiendo que el neumático esté en contacto con el suelo, lo cual provoca la pérdida de control del vehículo.

 

Cómo evitarlo

Si esto sucede, debe sujetarse el volante con fuerza y levantar suavemente el pie del acelerador, a la espera de que los neumáticos vuelvan a tener adherencia.

 

 

Conducción en carreteras nevadas o heladas

 

Sobre carretera nevada o helada es relativamente fácil que el vehículo pierda adherencia, aún más con una conducción brusca. En estos casos, se ha de utilizar el volante, el cambio de marchas, el acelerador y el freno del vehículo de forma delicada. En pendientes ascendentes, hay que acelerar de forma suave y sostenida, empleando la marcha más larga posible. El uso del embrague debe ser igualmente suave. Por otro lado, en pendientes descendentes hay que hacer lo contrario, la marcha ha de ser la más corta posible para que el motor retenga el vehículo y así utilizar el freno lo menos posible.

 

Es recomendable seguir el trazo de las roderas de otros vehículos para reconocer con mayor facilidad el recorrido de la carretera y las maniobras que han realizado otros coches (fig. 1), como, por ejemplo, el trazado de una curva, o para detectar obstáculos en la carretera, como piedras. Si hay mucha nieve, será mejor abandonarlas y circular sobre la nieve sin pisar. En este caso, habrá que prestar especial atención a los bajos de la ambulancia.

 

Figura 1.  Seguir el trazo de las roderas de otros vehículos.

Figura 1.  Seguir el trazo de las roderas de otros vehículos.

 

 

Actualmente los vehículos que hay en el mercado llevan unos sistemas electrónicos de ayuda a la conducción, como el ABS (sistema antibloqueo de frenos). Este sistema evita que las ruedas se bloqueen al frenar. En cada rueda hay un sensor que envía una señal a la central y en el momento que detecta que alguna de las ruedas está a punto de bloquearse, el sistema quita presión de freno en la rueda para que no se bloquee. Al frenar con el sistema ABS, el vehículo permanece manejable y se evita que el vehículo derrape en caso de frenada brusca en una curva. Es un sistema importante en la seguridad activa del vehículo.

 

Otro sistema importante es el de control de la tracción. Éste actúa electrónicamente, bien sobre la potencia del motor, bien sobre los frenos, y está diseñado para prevenir la pérdida de adherencia de las ruedas cuando el conductor se excede en la aceleración del vehículo o la carretera está muy deslizante. No obstante, por extraño que parezca, en zonas con acumulación de nieve virgen sobre la calzada, conviene desconectar el ESP (si nuestro vehículo dispone de él). Si no lo hacemos, el sistema puede llegar a detectar que las ruedas patinan, con lo cual comenzará a cortar la inyección y, por lo tanto, el motor se parará y el dispositivo aplicará el freno en las ruedas que pierden adherencia. El sistema estará acelerando y frenando a la vez. El coche no logrará alcanzar su objetivo, que es avanzar. Así, lo mejor es desconectarlo y acelerar con mucha suavidad en marchas más largas, como la segunda o la tercera, para salir desde la posición de parada.

 

El problema de la conducción sobre hielo es la facilidad con la que se pierde el control del vehículo. Es imprescindible estar en alerta permanente y tener anticipación visual para saber dónde pueden estar las placas de hielo.

 

Normalmente conocemos las zonas donde trabajamos y las diferentes carreteras por las que circulamos, y sus posibles peligros. Por ejemplo, las carreteras que transcurren por el lado de un río, los puentes que los cruzan, la entrada y la salida de éstos. Las zonas húmedas o sombrías a veces se intuyen porque la calzada está muy brillante y porque el indicador de la temperatura exterior situado en el habitáculo indica temperaturas negativas (fig. 2).

 

Figura 2.  Reloj digital con indicador de temperatura exterior.

Figura 2.  Reloj digital con indicador de temperatura exterior.

 

 

Pequeños trucos

  • Cuando se circula por una carretera húmeda y brillante, se puede bajar la ventanilla y escuchar el contacto de las ruedas sobre el asfalto: si se oye el típico chasquido del agua, se puede circular con más tranquilidad, pero si no es el caso, hay que tener cuidado porque puede que la calzada esté helada.
  • Si estamos en nuestra base y hay temperaturas bajas o empieza a nevar, deberíamos lenvantar los limpiaparabrisas para que la goma no quede pegada al cristal. También se pueden poner unas hojas de papel o cartones en la luna delantera.
  • Cuando el vehículo está parado en la base y hiela, no hay que poner el freno de mano, se podría helar y luego no se podría quitar. Es mejor dejar el vehículo parado con una marcha puesta.
  • Si por lo que fuera en la ambulancia no hay calefacción independiente, y la tenéis conectada a red en la base, no está de más poner una estufa eléctrica en el habitáculo asistencial.
  • Puede que no seb pueda abrir la puerta porque esté helada y la llave de contacto no entre. En estos casos, se puede calentar la llave con un encendedor, para que al entrar deshiele el bombín y se pueda girar la llave.
  • Hay cursos de conducción sobre pavimento deslizante que suelen ser de gran ayuda para conocer las reacciones que tienen los vehículos en caso de derrapaje o de frenada de emergencia, y para aprender cómo debe reaccionar el conductor en cada situación.

 


 

 

Páginas web consultadas

 

www.bosch-esperience.com

BOSCH es el fabricante que lleva más de 30 años desarrollando sistemas de seguridad activa.

 

www.webasto.com

Es el fabricante mundialmente conocido en las calefacciones independientes para toda clase de vehículos.

 

ww.camodo.eu/es-ES/Home/ReifenAbc

El ABC del neumático.

 

www.rodriguezlopez.com

Empresa dedicada a la transformación de vehículos sanitarios.

 

www.aeonor.es

Asociación Española de Normalización y Certificación.

 

www.mobilitat.ad

Agencia de movilidad del Principado de Andorra.

Volver al sumario

© 2019 Sirá Ediciones S.L.